Siguenos en
    

Termina programa de intercambio científico

Sin duda alguna da gusto también saber qué pasa en el mundo científico del estado. Aquí va una información que consideramos importante para todos.
Esta semana concluyó la primera jornada del Programa Regional de Colaboración en Nanotecnología entre Tyndall National Institute de Irlanda y la Comunidad Científico-Empresarial del Estado de Morelos. Tyndall, líder mundial en el desarrollo de investigaciones innovadoras sobre nuevos materiales, dispositivos y sistemas, fue clave durante dicha jornada, aportando su experiencia, dedicación y visión de mercado internacional para el desarrollo económico e industrial.
La comunidad científico-empresarial de Morelos aprovechó ampliamente estos días de intenso trabajo para intercambiar conocimientos y experiencias con investigadores de muy alto nivel, explorando alternativas específicas de fabricación, así como usos industriales actuales y potenciales de nanoestructuras, nanomateriales y nanoensamblados; desarrollo de celdas nanofotovoltaicas, nanoenergía y nanobiotecnología; además de tecnologías avanzadas de comunicaciones, energía, biotecnología y sensores industriales.
De la lluvia de ideas generada y analizada a profundidad durante este curso-taller, donde se incluyeron las propuestas establecidas como “de prioridad nacional”, presentadas por la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, la que fue representada en este evento por el diputado federal por Morelos, Luis Miguel Ramírez Romero, secretario de la misma. Investigadores del Instituto Tyndall y destacados miembros de la comunidad científico-empresarial de Morelos concluyeron que los tópicos más relevantes para el desarrollo del país -que adicionalmente tendrían un fuerte impacto regional, especialmente en el estado de Morelos- son los siguientes: Materiales ultra-magnéticos de tierras raras, surfactantes para recuperación mejorada de petróleo y catalizadores para la fotosíntesis artificial.

• Tierras Raras se llama a los metales que tienen propiedades magnéticas excepcionales, indispensables para la fabricación de aerogeneradores eólicos de electricidad, automóviles eléctricos y comunicación celular. Actualmente existe un proyecto que propone localizar yacimientos de estos elementos en el eje volcánico del país.
• Surfactantes son compuestos de moléculas complejas nanométricas, con un gran potencial de aplicación en procesos de recuperación mejorada de la enorme cantidad de petróleo que permanece atrapado en las rocas de los yacimientos mexicanos, y que con la actual tecnología es inexplotable.  
• Fotosíntesis Artificial es una formidable promesa tecnológica para reducir la dependencia a los combustibles fósiles, así como para reducir las emisiones de CO2 que causan el efecto invernadero y para la depuración de aguas residuales. Los catalizadores para fotosíntesis artificial son de los mayores retos para el desarrollo científico y tecnológico, a partir de moléculas nanométricas necesarias para optimizar y hacer económicamente viable este proceso.
Durante el evento, el director del CONACYT, Dr. Enrique Cabrero Mendoza, dijo que “Morelos es una de las comunidades científicas más fuertes del país, por ello, CONACYT apoya este tipo de trabajos, como el desarrollo del curso taller con el Instituto Tyndall; esta relación permitirá relanzar la agenda de las nanociencias a nivel nacional y también apoyará a las empresas y proyectos de base tecnológica en desarrollo”. Destacó que la investigación debe tener impacto en la generación de bienes y servicios, y que uno de los principales objetivos del gobierno federal es reducir el espacio entre lo que se genera en los laboratorios y llevar todo a su aplicación, mediante klosters de vinculación de científicos y empresas, para que este desarrollo se dé mucho más rápido y así lograr la instalación de una economía del conocimiento.
El Dr. Alaistar Glass, director de Tyndall, quedó gratamente sorprendido de las grandes fortalezas del Estado de Morelos y de su fuerte agrupación de capacidades científicas y tecnológicas; y consideró que el modelo de Tyndall es perfectamente aplicable en México, particularmente a la comunidad científico-empresarial de nuestro estado, ya que cuenta con los elementos fundamentales para tener éxito.
El doctor Carlos Aramburu de la Hoz, coordinador de Investigación Científica de la UNAM, ratificó el compromiso de la institución de trabajar en la generación del conocimiento, y destacó que es fundamental vincular a la investigación con la innovación y el desarrollo tecnológico, para que tenga aplicación en el sector productivo.
El rector de la UAEM, Alejandro Vera, quedó muy satisfecho con los resultados de este curso-taller, ya que ratifica el segundo lugar que la UAEM tiene en el ranking de universidades en cuanto a la aplicación científica y tecnológica.
CONACYT apoya con financiamiento a proyectos que se vinculan con instituciones y empresas en desarrollo tecnológico, y fomenta la colaboración internacional, como la que se dio con el curso-taller en Nanotecnología del Instituto Nacional Tyndall de Irlanda y la comunidad científico-empresarial de Morelos; y busca que quienes ya aplican la tecnología también puedan establecer sus centros de investigación e innovación en el Parque Científico y Tecnológico del Estado de Morelos, el cual es un verdadero motor de cambio y punta de lanza en el gran paso que debe dar la investigación hacia su aplicación, para que finalmente genere el valor agregado que requiere la economía del país.
Qué bueno que entendamos así la importancia de la labor que día a día van desarrollando los científicos morelenses, y que la UAEM se signifique por esto, ya que le acarrea prestigio internacional. Ojalá tuviéramos más noticias de éstas, que son las que nos hacen falta. ¿No cree usted?

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin