Siguenos en
    

Se ve lo que es

¿Cuál es la mejor forma de emplear un panorama objetivo para medir a un político? Recomendaciones hay diversas, pero en resumidas cuentas aquí pensamos que al político lo marca su actitud, lo trasciende un estilo de representación y lo juzgan sus hechos.

Atraigo de César Camacho Quiróz, Presidente del CEN del PRI, una frase sobre el papel del político moderno que México requiere, que ayuda a encontrarle cuadratura propia a la interrogante: “El político tiene que encontrar la forma de hacer medible su trabajo para demostrar que sabe construir resultados; de lo contrario, estamos frente a un político pomposo”.

La expresión anterior encuentra realismo cuando del lado de la ciudadanía, ésta se pregunta: ¿Hasta cuándo la democracia pasará de ser mostrativa, a una democracia demostrativa? Para el caso concreto de Morelos, y a más de 100 días que el gobierno emanado de las filas del PRD, Movimiento Ciudadano y PT tomó las riendas del estado, tenemos: 1) Que en la transición no pudieron concertar una reingeniería previa que posibilitara desde el “día 1” entrarle de lleno a mejorar el desempeño gubernamental; 2) Que en el presente no se ve el cierre de brechas a los enormes atrasos y; 3) Que en el futuro es incierta la formulación de políticas específicas que darán rumbo a nuestra entidad.

Hemos conocido los diagnósticos para culpar a las personas causantes de la “catástrofe”, ésos deben seguir su curso; pero que no sea una excusa diaria para los nuevos funcionarios de eludir la responsabilidad de darle resultados a la ciudadanía. Se necesita más creatividad.

La ciudadanía mantiene su ecuanimidad y aún beneficia con la duda a las nuevas autoridades estatales; no obstante, el tiempo pasa y las acciones de gobierno se remiten más a una agenda personal del Señor Gobernador, que a una planificación integral de entidad federativa; si los secretarios de despacho caen en el infructuoso papel del “estamos avanzando y la percepción de la gente es errónea”, entonces entremos al debate de medir con elementos de convicción el desempeño de la “Nueva Visión”.

Para poder convencer que las cosas están bien en Morelos, primero se tiene que estar convencido de que el mecanismo para lograrlas funciona; posiblemente el problema radique en que nadie en las izquierdas quiera hacerse responsable del proyecto que representa la “Nueva Visión”, y por ello, estemos ante profundos dilemas de por qué no se ha podido lograr el mando único de policías; de la insuficiente estrategia de seguridad; de por qué nuestra Procuraduría de Justicia está a la deriva; de la falta de coordinación y así, otros asuntos más, que por alguna razón simplemente se estancan. En Morelos vale mucho la palabra brindada en los acuerdos, pero cuando no existe voluntad o se atrofia el argumento, es muy recurrente el juego de vencidas donde generalmente pierde la ciudadanía.
Se ve: Morelos será sede de la Reunión Plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales. Lo que es: Morelos no ha cumplido con la responsabilidad constitucional de discutir y concursarle a la Federación la reforma educativa.

Cuantiosos son los problemas morelenses de inseguridad, poca generación de empleo, baja turística, fuga de talentos, infraestructura insuficiente, falta de inversión, entre otros; éstos no se revertirán de la noche a la mañana y en eso hay consciencia colectiva, aunque no paciencia permanente; lo que no ayuda del gobierno estatal, en este trayecto de lograr o no resultados, es verlo a la defensiva de cualquier percepción ciudadana que piense que se podrían estar haciendo mejor las cosas.

No basta sólo con decirlo, el gobierno estatal debe hacer que fluyamos hacia las “ligas mayores”, y para ello poco sirve medir la retórica. Se ve, lo que es, ya que la grilla termina cuando la realidad nos alcanza.

guillermoamerena@hotmail.com
Twitter: @GAmerena