Siguenos en
    Redes Sociales

Saqueos penados

Lo que más se escucha ahora es esa letanía de deudas que han dejado los presidentes municipales en los municipios donde uno de ellos, como para confirmar aquello de que no se llevaría todo, dejó 5 pesos en uno de los cajones de la alcaldía; aunque lo cierto es que parece que se le olvidaron... Tuxtla Gutiérrez, Chiapas: 900 millones. Tapachula, en el mismo estado, sólo 500 millones… En el Estado de México, las administraciones municipales 2009-2012 concluyeron ayer, dejando a sus sucesores una deuda superior a los 20 mil millones de pesos con la banca, el seguro, agua, luz, proveedores y salarios caídos que no fueron cubiertos a tiempo y serán reclamados. Y claro, con las deudas, los ayuntamientos heredan nóminas abultadas que, como cada tres años, generarán cientos de demandas laborales en el primer semestre del año, varios pendientes en obra y rezagos en la atención de servicios, donde dos tercios de los municipios están reprobados. La entrega-recepción, sin embargo, prevé que cada alcalde saliente tendrá que dar cuenta hasta del número de focos que recibieron en 2009 y los que dejen a su sucesor o sucesora, con la advertencia de que los “saqueos” están penados y que todos los ediles salientes son responsables de los errores o desvíos que sean encontrados en su mandato, durante los siguientes cinco años o hasta que los delitos causen estado… Según se señala, en la mayoría de los casos, buena parte de las deudas de los ayuntamientos mexiquenses fueron avaladas por el Congreso, aunque hay cantidades, no menores, pedidas directamente a la banca privada… En Jalisco, bueno, en Jalisco es la debacle. Ahí, el estado entero entró en incumplimiento de pagos desde diciembre, por lo que su calificación fue degradada al nivel más bajo.
Así las cosas, ayer, casualmente ayer, en entrevista que le hiciera Carlos Loret de Mola al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, respecto del tema, tuvo a bien aclarar que “no van a rescatar a los municipios que se han declarado en quiebra, toda vez que hay que poner un orden”. Añadió el Secretario: “Tenemos el caso del municipio de Acapulco, que entró a Buró de Crédito. El municipio de Cuernavaca también, y otros municipios, en diversos estados del país, que están mostrando que hay algo que revisar en el tema de la deuda de los estados y los municipios”. ¡Sopas!... Así, ni más ni menos y en forma directa, mencionó a Cuernavaca, y no por ser camino a Acapulco, sino porque el secretario de Hacienda, al igual que todos nosotros que aquí vivimos, sabemos cuál es la situación que priva en el municipio. Pero, bueno, además de aclarar que no habrá un “fobaproa” municipal, suavizó lo dicho con estas palabras: “Los estados y municipios deberán tener capacidad de acceder al financiamiento, pero no en las condiciones y en la dinámica actual que está llevándonos a casos que son francamente insostenibles”.
Retomado el tema por la periodista Gina Batista en el noticiero de La 99, en entrevista a la secretaria de Hacienda de Graco Ramírez, Adriana Flores Garza, ésta se enredó un poco ante la pregunta directa de qué opinaba ella de lo dicho por Videgaray respecto de que Cuernavaca está entre los municipios sobre-endeudados, y además de que la secretaria se enredó un poco en su respuesta, quiso negar lo que Videgaray afirmó, para poco después sentir que se cortaba la llamada, o que cortó la llamada con Gina Batista. Sin embargo, también en el noticiero de radio de Joaquín López Dóriga, esto a medias de la tarde, Videgaray mencionó el asunto de las deudas brutales y de nuevo pronunció el nombre de Cuernavaca y, por supuesto, de Acapulco y el conjunto de municipios de Chiapas y del Edomex, donde “habrá que revisar qué fue lo que pasó”.
El tema, pues, está en boca de todos. No somos sólo quienes aquí vivimos los que observamos el brutal endeudamiento de Cuernavaca, que pasó de una deuda de menos de cien millones hace tres años, a mil quinientos millones, con préstamos pedidos a tirios y troyanos por el ínclito Manuel Martínez Garrigós, hoy premiado por su partido con la curul plurinominal. Y quizá la deuda tendría razón de ser si el municipio no estuviera en las condiciones desastrosas en que se encuentra: con las calles como si las hubieran bombardeado, sin luz, la basura regada en todas las calles, el crecimiento brutal del ambulantaje, los comercios cerrándose, la vida nocturna nula. ¿Y la inseguridad? Ah, parece que ése no fue el tema de los alcaldes. A ellos no les importó eso, ni muchas otras cosas, presos del afán de hacer dinero y ascender en los puestos políticos… Pero hoy parece que el tema no va a dejarse escurrir así como así. Hoy parece que los causantes de los endeudamientos tendrán que enfrentar no sólo el juicio de la ciudadanía que no atendieron. Tendrán que responder sobre esas cuentas alegres que presentaron… Hasta el jueves.

nadiapiemonte@gmail.com