Siguenos en
    

Rumbo al 2015, ya

A Felipe Calderón ya nada le importa, sólo “pasar a la historia”. Por eso su propuesta de que México se llame simplemente México, no más Estados Unidos Mexicanos. Tiene razón: su elección fraudulenta desunió a los mexicanos. Por ello asimismo su proposición de la segunda vuelta en la elección presidencial, él, que se negó al conteo del voto por voto que habría confirmado la sospecha de que se robó la de 2006. En el sexenio de la pesadilla vino demasiadas veces a Morelos, ufanado el entonces gobernador panista Marco Adame de la “distinción”, testigo el actual gobernador perredista de la última visita a nuestra entidad de quien ya está en basurero de la historia como el presidente que bañó en sangre al territorio nacional. De haber venido un día antes, habría coincidido con Manuel Espino Barrientos,  el ex dirigente nacional del PAN expulsado de Acción Nacional por consigna del casi ya ex presidente que recorre el país empujando la creación del Partido Concertación Mexicana (PCM)… formado por panistas. Vino el martes a presentar como integrantes de una comisión organizadora a los frustrados candidatos “a algo” Hugo Barenque Otero y Demetrio Román Isidoro, Ángel Santana Terán y José Sigona Torres que se desmarcan del PAN no por cuestiones ideológicas, sino para ver qué agarran en las siguiente elecciones, muerto como está el PAN, pues “lo mató Felipe Calderón”, insistió aquí el propio Espino. Pero el de ex panistas desconcertados no será el único partido nuevo: en las elecciones intermedias de 2015 también irrumpirá el Partido de Regeneración Nacional (Morena). Vaya ironía: idénticas las iniciales del PCM al extinto Partido Comunista Mexicano que en los cincuenta asustaba a la derecha personificada en el viejo PAN, el nuevo PCM le quitará cuadros y militantes al PAN hoy tambaleante. Y si con Morena se irán del PRD los quince millones de mexicanos que en julio pasado votaron por Andrés Manuel López Obrador, harán lo propio los morelenses de la ola amarilla que en la tierra de Zapata dieron el triunfo al Peje, llevaron a Graco Ramírez a la gubernatura y convirtieron a otros candidatos del sol azteca en diputados federales y locales, alcaldes, síndicos y regidores. Avizorado distinto el escenario de 2015 y harto probable una composición diferente del Congreso estatal, el PRD no será mayoría, pues Morena tendrá varios diputados (tres, cinco, siete o más) de oposición al partido del Ejecutivo, al igual que el número que logren el PAN, Panal, Verde, PT y el nuevo PCM. Nada que ver la correlación de fuerzas políticas de 2015 con la actual composición partidista, los municipios se pintarán de colores diferentes a los de las pasadas elecciones… Y a los del gobierno de la Nueva Visión se le complicará la gobernabilidad. Con todo esto está relacionado el Instituto Electoral Estatal, partidizado y no ciudadanizado desde su nacimiento en 1996, impuestos por las bancadas del Legislativo los flamantes consejeros que serán los “árbitros” de las siguientes elecciones: Jesús Saúl Meza Tello (PRD), Briseida García Vara (PVM, PT, Panal), Luis Eduardo Pedrero González (PVM), Arturo Loza Flores (PRI) y Eleael Acevedo Velázquez (PAN)… ¡Viva la “democracia”!... ME LEEN MAÑANA.

perez.duran@diariodemorelos.com
jmperezduran@hotmail.com