Siguenos en
    

Pri: El enemigo en casa

  Se hablaba de sus propiedades en Estados Unidos, de compañeros de viaje impresentables, algunos sujetos a investigación. Se contaban historias de su rancho inenarrable, su poblado coto de caza y otros bienes, que ahora se convierten en males, Las versiones, sin embargo, no dejaban de ser, en parte, leyendas urbanas, hasta que un informante de la DEA detectó las actividades de Fernando Alejandro Cano Martínez, un empresario mexicano, compadre, afirman que socio y prestanombres de Yarrington, que invirtió en Texas una fortuna en bienes raíces y la industria petrolera.
En Cano Martínez, acusado de conspirar para lavar dinero proveniente de sobornos del Cártel del Golfo, encontraron el hilo conductor que los llevó al ex gobernador con apoyo, según el Departamento de Justicia y la PGR, de instancias de justicia del gobierno de México con base en sus acuerdos de colaboración mutua, lo que fue confirmado por la misma PGR.
El martes, Yarrington fue presentado por agentes ante un juez federal en Houston como parte de una causa aún civil que pasa por la compra de bienes raíces en la isla del Padre y San Antonio con dinero que aquella fiscalía considera de origen ilícito: un cártel de las drogas en Tamaulipas.
El ex gobernador negó a través de su cuenta de twitter que hubiera sido detenido, diciendo, que se encontraba libre y tranquilo. Libre por ahora sí, con una restricción por la averiguación: no puede salir de Texas; tranquilo, él sabrá.
Este caso, de comprobarse, documentaría las relaciones del crimen organizado con altas instancias de gobierno, ajustándose al discurso panista de campaña que identifica al PRI con el narcotráfico.

Por lo demás, no entiendo que si los presuntos sobornos del crimen organizado se dieron en México, sólo se investigue en Estados Unidos.

RETALES
1. COAHUILA.- Tampoco ayuda al PRI, que el ex tesorero de Coahuila con Humberto Moreira, Javier Villarreal, sea prófugo de la justicia en México y Estados Unidos con un proceso penal por lavado de dinero abierto en Texas;
2. MODERADOR.- Me parece un error exponer a Leonardo Valdés, presidente del IFE, como moderador del segundo debate presidencial. ¿Qué no les alcanza con lo que tienen?; y
3. ¿EMPEZAR?- Manuel Espino se dejó ver en toda su realidad, pasando de detractor del PRI, hace seis años, a promotor de su voto presidencial, lo que Josefina dijo que le vale; y
Nos vemos mañana, pero en privado.