Siguenos en
    Redes Sociales

Policía única no es lo único

Finalmente el tema del mando único de policías en Morelos comienza a tomar en forma en papel; la información que destaca entre las reuniones de presidentes municipales y el Gobierno del Estado es que, con matices, pero han acordado un mando único policial, al menos para efectos de hacerle frente a la violencia e inseguridad mediante una estrategia estatal coordinada.
Este aspecto concreto, que forma tan solo una parte de lo que debe ser una nueva estrategia estatal de seguridad que vaya coordinada con la federal, debe ser explicada como un avance sustancial para fortalecer los esfuerzos de protección.
Se requiere avanzar en otros aspectos, por ejemplo, en lograr un esquema virtuoso donde el hombre y mujer policía puedan contar con seguridad social e incentivos de índole familiar para mantenerse en las filas de la legalidad y comprometidos con los cuerpos policiacos; sin la menor duda, también contar con una mejor capacitación, equipamiento y mejora salarial.

Otro aspecto esencial que el gobierno estatal necesita aterrizar es la innovación y adecuación de protocolos concretos de seguridad; lo visible hasta el momento es que el gobierno de la Nueva Visión se ha mantenido bajo la inercia del sexenio anterior en materia de seguridad y la violencia ha empeorado, es por ello que con prontitud la acción del gobierno debe enfocarse en disminuir los índices de violencia, y para ello es indispensable dejar de propiciar violencia desde el mismo gobierno; las declaraciones agresivas no generan paz; son los protocolos los que crean un ambiente de seguridad.

Algo sumamente positivo han sido las reuniones convocadas por el Secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, con gobernadores de la zona centro para evaluar y delinear una estrategia coordinada, con políticas específicas de prevención y combate. El intercambio de información dentro de una estrategia integral dará como resultado un combate efectivo, sin que paralelamente se descomponga el mapa de riesgos en estados y municipios.
Morelos, los últimos años, ha colapsado ante los fenómenos de la extorsión y el secuestro, por delitos de alto impacto que la estrategia “Morelos Seguro” no logró mejorar, como el robo de vehículos, de casa-habitación, en carreteras y caminos rurales; por eso es importante identificar que, al menos en nuestra entidad, la delincuencia ha tenido una tipología sensible a reacciones, con alto potencial de transformación.
Este nuevo mando único policial morelense necesita un diagnóstico por ciudad actualizado, mismo que deben elaborar el gobierno del estado y los 33 alcaldes; se hace necesario un mapa de prioridades de protección si en verdad el gobierno estatal quiere dar resultados en el corto plazo, como lo ha prometido el Gobernador. El mando único de policías es pieza clave, pero no lo es todo para devolverle a los morelenses su tranquilidad.
Alguna vez, el General Óscar Naranjo (ex Director de la Policía Nacional de Colombia) expresaba que por más logros que se pudieran tener atrapando criminales o desarticulando bandas delincuenciales, si la estrategia de seguridad no se encamina a lograr confianza en la relación sociedad-policías, la guerra se pierde.
Y es que, finalmente, complementario a la información útil, innovación de protocolos, mejora en las condiciones laborales de los policías y al mando único policial resumidamente aludidos, es indispensable cambiar conductas y procedimientos entre nosotros mismos como sociedad, estar comunicados y cuidarnos más.
Bien por el mando único de policías, pero para que en Morelos pueda hablarse de seguridad, se necesita por lo visto de más trabajo. El gobierno del estado debe convencer en diferentes vías, y que del desayuno semanal en la residencia oficial del Gobernador se comiencen a ver resultados palpables.

guillermoamerena@hotmail.com
Twitter: @GAmerena


Todo este alboroto de la Poicía Única, sigue siendo la parte Polcial, la parte de contención del problema. Problema que generan personas o ciudadanos, pero si a los ciudadanos de los proximos años, no los educamos, formamos, instruimos, guiamos y les generamos oportunidades reales desarrollo social, cultural, educativo y laboral, seguiremos padeciendo las mismas consecuencias.

Las estrategias de la vertiente social, deben de ir de la mano y al mismo nivel de las de la vertiente social.

Recordemos que toda esta problematica, ha llegado a este nivel por la descomposición de nuestra sociedad.

Y la pregunta obligada sería, cuantos de esos millones de la policía única se invertiran en la prevención social del delito?????

Esa es la estrategia estatal??? Lo mismo de siempre, más policías, más patrullas.
Si es así, que pobre y mediocre la mente de los titualares de seguridad....

Totalmente de acuerdo. Ya nos cansamos de promesas en torno a seguridad