Siguenos en
    Redes Sociales

Pepe Campos

Joven cuernavacense, arquitecto de carrera, creador y vicepresidente del asilo de ancianos El Buen Señor; uno de los más importantes restauradores en la época actual de la Catedral de Cuernavaca; incansable estudiante en los mejores centros de enseñanza de México y del exterior; artista plástico de gran habilidad y prestigio es don José Luis Campos Campos, cuyos padres son: don Carlos Campos Moya y la señora Consuelo Campos Rodríguez. Su esposa es la señora Rocío Pérez Fitz, quien ha sido una incansable luchadora y compañera de nuestro amigo Pepe. Procrearon dos hijos que se llaman José Antonio y José Carlos.
José Luis Campos Campos nació el 27 de julio de 1956 en la ciudad de Cuernavaca. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Evolución del maestro Agustín Güemes; la secundaria en la federal #1 Froylán Parroquín. El bachillerato en la preparatoria 1 de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y la carrera en la Facultad de Arquitectura de la misma universidad, donde es ex alumno de la generación 1974-1978.
Efectuó sus estudios de posgrado en el ITAM de la Ciudad de México en dos especialidades. Cuenta con siete diplomados sobre administración y dos más en la Universidad de Berkeley, California, sobre Administración técnica de la Administración Pública. Otra especialidad en la Universidad de Minnesota sobre Administración de Formación en Salud y cursó la maestría sobre Administración de Negocios en la Universidad Latina (UNILA) de Cuernavaca, Morelos.
Nos cuenta que cuando estudiaba en la ITAM de la Ciudad de México hacía el viaje de ida y vuelta a Cuernavaca, durante todos los días y que cada viaje era toda una experiencia, ya sea viajando en autobús, de aventón, con unos compañeros o en su propio automóvil.
Su mayor orgullo es la remodelación de la Catedral durante el periodo en que don Luis Reynoso era el Obispo de Cuernavaca. Además de ese trabajo, la obra arquitectónica de José Luis se encuentra en los más importantes sitios de la ciudad.
Obtuvo la Medalla al Mérito Gremial por el Colegio de Arquitectos de Morelos, por su trayectoria dentro de ese organismo. En 2009 trabajó como director de Planeación de Servicios de Salud Morelos, por ser la primera entidad en el País en concluir la parte de validación de la Infraestructura para la Salud Georeferenciada en el Plan Maestro Gerencial.
José Luis es una persona inquieta que exploró el terreno del arte con mucho éxito. Asistió al taller del maestro Enrique Cattaneo desde 2006, cuando se une con un grupo de artistas denominados “Monotiperos”, cuya obra es el grabado sobre papel, específicamente monotipo: técnica de impresión de una sola obra, es decir, sin que se reproduzcan ejemplares iguales. Entre los artistas que lo acompañaban en su trabajo se encontraba: Elsa Molinar, Vicky Pareja, Yola Sámano, Adriana Islas y varios artistas más.
Ha presentado algunas exposiciones colectivas e individuales, a las que asisten múltiples artistas, gente de la política, jóvenes conocedores de arte y una extensa variedad de público. Su obra pictórica es reconocida en todo el País. “Mis hijos son el mejor resultado de mi vida, y con el cariño de mi esposa he podido salir adelante en lo que me he propuesto”.
Es vicepresidente del Consejo del asilo El Buen Señor, que en poco tiempo va a cumplir 10 años de vida. En él habitan treinta y seis abuelos; y apoyan a 240 ancianos con despensas. Y aunque José Luis trata de evitar el tema de su trabajo en el asilo, no puede esconder su orgullo de hacer el bien indiscriminadamente. Hoy en día se está iniciando el voluntariado del asilo, el cual coordina la señora Elvia Magdaleno.
A pesar de tantas actividades, Pepe Campos se da el tiempo para jugar dominó todos los jueves desde hace 17 años. “No somos más que una bola de tramposos, a pesar de que no jugamos por dinero, nos divertimos de lo lindo”, y sigue comentando que sus amigos de juego son Paco García, Pepe de la Fuente, Luis Betanzo Carlos Gordillo y el amigo De la Garza. Cada semana le toca a uno de ellos hacer la cena en su propia casa. Los últimos viernes de cada mes se reúne con sus ex compañeros de la preparatoria en la casa de Jorge Rabadán.
José Luis Campos es un hombre de trabajo, apegado a su hogar y al amor hacia sus semejantes, cuya bonhomía lo engrandece frente a sus conciudadanos.

rafaelbenabib@hotmail.com