Siguenos en
    Redes Sociales

Palacio de Cortés

HECHAS PÚBLICAS las deudas de estados y municipios a diciembre de 2012 por parte de la SHCP, el alcalde de Ayala, José Manuel Tablas Pimentel, se va por la fácil: que papá gobierno federal y/o estatal los salven.

Ayala no es de los casos críticos en compromisos con las bancas comercial y de desarrollo, porque se le contabilizan 1.2 millones de pesos, pero aboga por boquetes financieros como los dejados en Cuernavaca y Cuautla.

En su calidad de titular de la Junta de Gobierno del Idefom, Tablas Pimentel está pidiendo lo que evidentemente no tiene idea: hacer como que no son muchos los mil 359 millones que deben los municipios.

PARA QUE no quede duda de cuáles son los gobiernos más atorados de Morelos, se insiste, aparte de lo que se le debe a proveedores de servicios y contratistas de obras, he aquí el reporte de la Secretaría de Hacienda:

Cuernavaca cerró 2012 debiendo a bancos la cifra de 698.3 millones de pesos; Cuautla, 256.4 millones; Jiutepec, 185.6 mdp; Puente de Ixtla, 45 mdp; Temixco, 41.2 mdp, y Zacatepec, 40.5 millones de pesos… ¡nada!

Entre los deudores de la chiquillada están Tlaquiltenango, con 14.3 millones de pesos; Tepoztlán, con 11.7 millones de pesos, y otros cuyos ex alcaldes se despacharon irresponsablemente, y hoy se pide el rescate.

LOS PASIVOS de Cuernavaca, Cuautla y Jiutepec son emblemáticos de la irresponsabilidad compartida del Poder Legislativo estatal, ya que ni se ocupó de dar seguimiento a las deudas municipales ni su Auditoría sirvió…

Bueno, eso de que la Auditoría Superior de Fiscalización no sirvió es un decir, porque en realidad fue “eficiente” para tapar los episodios de saqueo de las tesorerías; de ahí que hoy se busque ponerle un hasta aquí.

Depende de los diputados no autorizar créditos a diestra y siniestra a los nuevos alcaldes y, más aún, endurecer la auditoría y la eventual aplicación de sanciones a quienes despilfarren o roben el recurso público.

DICHO ESTÁ que urge el auxilio a los municipios sobreendeudados, pero no si la revisión y castigo a los responsables no marcha al mismo ritmo, como ha sucedido en Cuernavaca, que parece no haber culpables.

Qué confianza pueden tener los morelenses si sus autoridades no realizan acciones concretas y contundentes contra quienes se llevan los dineros por millones y, hasta parece que como premio, siguen enchufados al presupuesto.

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata19