Siguenos en
    Redes Sociales

Palacio de cortés

AUNQUE NUNCA se le nombró, se entiende que el socialdemócrata Roberto Yáñez resultó degradado de diputado local a testaferro de delincuentes, por andar proponiendo una tregua en la lucha contra el crimen.

Cierto que en su Twitter Yáñez Moreno nunca escribió “pactar” con los criminales, pero no hizo falta, pues la connotación fue de negociación, y ayer Graco Ramírez dobleteó el coscorrón: no negociará con criminales.

Se trata, sustentó el mandatario estatal, que los mañosos que están sintiendo el rigor usan a personajes “respetables” (más o menos) para proponer que el gobierno se siente a negociar… y hay mucho más de fondo.

ESTE DÍA y la mañana del miércoles serán claves para sopesar los alcances en la coordinación de seguridad estatal en forma de Mando Único policial, porque ha habido zancadillas, negligencia y más para ello.

Mientras en San Luis Potosí ya van 57 de los 58 municipios puestos para este esquema de policía con coordinación estatal, en Morelos se espera la definición de la mayoría en medio de los jaloneos de interés político.

Verán si no: en Morelos, un grupo de alcaldes del PRI se ha dado a la tarea de socavar el Mando Único; en Nuevo León, los diputados priistas le exigen al edil de Santa Catarina que ya firme el convenio…

LA QUE no supo ni a qué la mandaron fue la diputada del PAN Amelia Marín en la presentación del posicionamiento de ese partido al inicio del segundo periodo de sesiones del primer año de la LII Legislatura.

Amelia leyó que el Sistema Morelense de Radio y Televisión necesita ser convertido en un organismo descentralizado, ignorante de que el esquema de su funcionamiento es competencia exclusiva del Ejecutivo.

Como siguiendo un guión de su líder partidista de facto, Adrián Rivera Pérez, la diputada exhibió poca memoria de que lo que hoy cuestiona estuvo más de una década en manejo del Legislativo, que por cierto lo hundió.

OTRO PUNTO que hace pensar en dolo o ignorancia entre algunos actores políticos morelenses es el relativo a la exigencia de conocer el grado máximo de estudios del Ejecutivo para sustentar la lucha partidista.

Dolo, porque bajo esa visión se estaría descalificando a todo aquel que no haya cursado estudios del nivel que desearían sus detractores, o ignorancia, porque los electos por el voto popular pueden carecer incluso de primaria.

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata19