Siguenos en
    Redes Sociales

Palacio de cortés

NADA DIGNOS de presumir los lugares 21, en primaria, y 26, en secundaria (de 32 a nivel nacional), que el Índice de Desempeño Educativo Incluyente dio a Morelos en su cuarto y más reciente reporte.

Realizado por la asociación civil Mexicanos Primero, que preside Claudio X. González Guajardo, Morelos está en el rango de las entidades con desempeño medio-bajo, que en una boleta sería un 4 y un 3, reprobatorios.

Si algo bueno puede entresacarse de este evaluación es que el desplome en la educación morelense sufrido en 2010 está superado, y que por lo menos no estamos como en el vecino Guerrero, Oaxaca o Michoacán.

Y MIENTRAS este tipo de análisis refleja serios problemas en la educación básica estatal, a nivel terrenal persiste la embestida contra instituciones como el IEBEM y los intentos de reordenar al sector educativo.

Una muestra más: ya viene la etapa de inscripciones, y con ello, una nueva oportunidad para que los abusivos de siempre saquen ventaja del desorden en que parecen empeñados que siga la educación, para mal de los alumnos.

A VER qué ayuntamiento le hace segunda al de Jojutla en eso de abrir sus sesiones de cabildo al público y, sobre todo, transmitirlas en vivo a través de internet. Así es, los tiempos del “Abuelito” Retiguín han pasado.

Es un asunto de gobierno de cara al pueblo, como lo intentó a su inicio Manuel Martínez Garrigós en Cuernavaca, pero que luego “sacó del aire” cuando empezaron las maniobras chuecas que hoy se padecen aún.

De regreso al presente, pero en sentido contrario al de Jojutla, ahí tienen a Puente de Ixtla, donde no sólo no hay señal de internet en vivo para las sesiones, sino que el portal de transparencia está negro-negro.

HAY RIESGO de que se presente una nueva pantomima sobre los dineros de los trabajadores del gobierno de Cuernavaca que no fueron entregados al Instituto de Crédito, y que hoy se reclaman en monto de 72 millones.

El detalle es que el área de asuntos jurídicos del nuevo gobierno municipal buscará si los entonces ediles Manuel Martínez Garrigós y Rogelio Sánchez Gatica ordenaron, con firma, no pagar al Instituto de Crédito.

Es decir, cabe la probabilidad de que, a reserva de lo que demore la investigación y si procede, el perjuicio a los derechos de los trabajadores y al erario municipal le sea cobrado a funcionarios menores.

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata19