Siguenos en
    

Palacio de Cortés

MIENTRAS CAE algún huesillo del centro, “El Fraile” Jorge Meade se entretiene “a Dios rogando y con el mazo dando”: pide cohesión a los morelenses y, por igual, le tunde al gobierno estatal por el lado de Walmart.

Meade Ocaranza respalda su palabra en que fue coordinador de campaña de Peña Nieto en Morelos y habla de récord de votos, pero omite que aun así perdió por 1.25 puntos ante el candidato de izquierda.

Es decir, Meade no entregó buenas cuentas, pero se erige como gurú tricolor, procurando unidad estatal, sobre todo en el maltrecho Comité Estatal del PRI; pero sobra, la unidad está dada… contra Martínez Garrigós.

EN OBVIA respuesta a la unificación de calificaciones reprobatorias al dirigente tricolor Martínez Garrigós, la que casi suelta un “¡no hagan olas!” es la secretaria del partido Georgina Bandera, quien también pide paz.

Cuando Gina dijo que debía detenerse el golpeteo político y sumar fuerzas, pareció que el mensaje estaba dirigido a los diputados Matías Nazario y los Manueles, Agüero y Martínez Garrigós, por el embate al Gobernador.

Pero no, lo que la secretaria priista quiso decir es que los priistas dejen en paz a su jefe Martínez Garrigós o, lo que es lo mismo, no insistan en tumbar a Manuel de la dirigencia, porque también le quitarían la chamba a ella.

POR CIERTO, sigue en juego la baraja de la sucesión del PRI estatal, en la que saltan ases que pueden limpiar el tiradero que se dio desde la selección para las elecciones del 1 de julio y que se prolonga a la fecha.

Desde el Congreso estatal se impulsa el nombre de Matías Nazario, quien ni tardo ni perezoso suelta fuego a la menor provocación contra el gobierno estatal, mientras Jorge Meade Ocaranza hace lo propio.

Suena fuerte el ex diputado David Salazar y atrás Jorge Arizmendi; otros, Samuel Palma y Rodolfo Becerril, y si mucho le apuran hasta Mario Chávez y Rosalina Mazari se meten para la remoción de Martínez Garrigós.

DE TENER certeza el diputado Javier Bolaños en el sentido de que el cuerpo edilicio de Temixco votó contra la eliminación de fuero a funcionarios de alto nivel, brota una señal de desavenencia con el Congreso.

Cierto que la iniciativa fue del legislador panista, pero en la aprobación fueron incluso perredistas, lo que suena a que el alcalde Miguel Ángel Colín pintó su raya con los diputados y habrá que ver cómo le van las cosas adelante.

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata19


SON MUY MALOS PARA REDACTAR. SUS COMENTARIOS LAS EXPRESAN A FORMA DE CHISME, POR LO CUAL NO SE OBTIENE SERIEDAD EN SU INFORMACIÓN:
MIENTRA CAE algún huesillo del centro"....
ases que pueden limpiar el tirader...
ni tardo ni perezoso suelta fuego ala ....
y si mucho le apuran...
pintó su raya...habrá que ver cómo le van las cosas por delante.

Así de populachos, corrientes o "ñeros", y si quieren más me avisan.