Siguenos en
    Redes Sociales

Palacio de Cortés

ARRANCA 2013 con un mal augurio para la lucha contra el crimen, porque la mayoría de los alcaldes prefiere seguir el viejo esquema de simulación-colusión que tiene a los morelenses con el “Jesús en la boca”.

En su presentación como Presidente Municipal de Cuernavaca, Jorge Morales Barud dio pauta de su postura sobre el proyecto de policía de mando único: no espera que el gobierno estatal le ayude a hacer esa chamba.

En Temixco, el alcalde Miguel Ángel Colín tampoco se ve resuelto a soltar el control de los policías y quedarse sólo con la obligación de pagarles, lo que augura un futuro de inseguridad no diferente a como fue 2012.

OTRO RETO nada sencillo será sacar a flote administraciones municipales como la capitalina, porque a más del anuncio de rigor de austeridad en las finanzas, se esboza meter en orden a los morosos fiscales.

Hay, sin embargo, una tercera línea que apenas se cita y que de no ser puesta en práctica con la misma intensidad que las dos citadas, se corre el riesgo de quedarse en la impunidad del borrón y cuenta nueva.

Cuernavaca ha sufrido un saqueo multimillonario y no hay siquiera un solo presunto responsable sujeto a procedimiento, lo que fortalece la falta de credibilidad social hacia los gobernantes y la clase política en general.

SE SABE que “en arca abierta, hasta el más justo peca”, peor cuando está visto que la justicia no es propia de muchas autoridades, que más bien se orientan por el refrán “Hágase la justicia… en las mulas de mi compadre”.

Urge que los nuevos gobiernos municipales y el Congreso en conjunto den muestras de que efectivamente no permitirán impunidad, pero no sólo de hoy en adelante, sino se sancione a quienes les heredaron el caos.

Sería toda una muestra de buen gobierno que no sólo se evite el dispendio de aquí en adelante y que se haga más rígida la recaudación de impuestos, sino que también vayan a la cárcel los sinvergüenzas del ayer.

A PARTIR de ya, los gobiernos municipales tienen la oportunidad histórica de dignificar la encomienda que les ha hecho el pueblo a través del voto, con hechos, más que con discursos que se desvanecen al paso de los días.

Cuernavaca, Jiutepec, Cuautla, Temixco, Zapata, Jojutla, Xochitepec… esperan seguridad, vialidades limpias e iluminadas, servicio de agua potable regular, actividad económica, atención eficiente en oficinas de gobierno…