Siguenos en
    

Palacio de Cortés

MIENTRAS LOS diputados gozan de los festejos de fin de año, cargados de los beneficios económicos, materiales y espirituales, tras aprobar el presupuesto 2013, los alcaldes andan que trinan contra el Poder Legislativo.

Con eso de que a los presidentes municipales, síndicos y regidores les quitaron el fuero y ahora están más a tiro de manazo si les crecen las uñas o si cometen delitos, como todos los mortales, como que no les gustó.

Se está formando una asociación de ediles, emanados de todos los partidos, para hacer un frente contra el autoritarismo de los diputados, y por ahí pueden echar abajo algunos asuntos como miembros del constituyente.

TERSO, LO que se dice terso, no será el cambio de estafeta en el gobierno de Temixco, porque a decir del alcalde entrante Miguel Ángel Colín, el edil saliente Nereo Bandera le quiere imponer 80 trabajadores.

La jugada es que antes de dejar el cargo, se garantice la permanencia de esos trabajadores, que son de confianza y que deberían dejar el lugar al nuevo equipo, pero se les quiere sindicalizar para fijarlos en la nómina.

Cosa de negociación, porque si se logra esa jugada, la revancha sería que Colín, ya en el cargo, busque hasta por debajo de las piedras lo que Nereo haya hecho mal… y, acá entre nos, no le costaría trabajo encontrar.

BUEN PAQUETE tiene la coordinadora estatal del Partido del Trabajo, Tania Valentina Rodríguez, con su diputado Alfonso Miranda Gallegos, quien está que echa tiros porque le tumbaron la coordinación parlamentaria.

Miranda Gallegos también está que echa tiros, pero a la puerta del alcalde electo de su querida Amacuzac, Noé Reynoso Nava, quien lo acusa de amenazas de todo tipo, que por cierto no es imputación nueva en Alfonso.

A ver cómo le hacen ahora Tania Valentina y el también legislador petista Héctor Salazar Porcayo para desmanchar la imagen del partido por estos jaloneos con el levantado Miranda Gallegos, que está que no cree en nadie.

BUENA LA noticia de que para estas horas ya estarán muchos de los 700 mil turistas que los prestadores de servicios esperan para los festejos de fin de año, y eso se notó ayer, con el tráfico vehicular en el libramiento.

Mala cosa, que a muchos también se les vio desfilar hacia la salida a Guerrero, cargados hasta con el perico y con maletas en el toldo; menos mal que libraron el caos vial generado en el Centro de Cuernavaca.