Siguenos en
    Redes Sociales

Palacio de Cortés

AL FINAL, a Morelos como estado no le fue tan mal en calificaciones sobre el manejo de sus finanzas, especialmente en cuanto a sus deudas; sin embargo… a nivel municipal presentó un enorme lunar.

Veamos: de las 29 entidades del país, Morelos cierra con “A”, la tercera mejor ubicación de las categorías que maneja la calificadora Fitch Ratings, lo que equivale al status de probables afectaciones de sus finanzas.

Podría parecer negativo, pero cuando se conoce que corresponde a las entidades de calidad, fiables y estables, no resulta penoso, mientras que en las de mediana clase, aunque con BBB, están Michoacán, Guerrero y otras.

EN LAS calificaciones para municipios, la misma firma internacional colocó una horripilante “D” a Cuernavaca, debido no sólo a su desastroso manejo de activos, sino al multimillonario endeudamiento bancario.

“D” significa, literalmente: “Ha incumplido sus obligaciones y se considera que en general faltará a la mayoría de éstas”; es decir, cualquiera que le preste un centavo está en riesgo de que no lo pague.

Para dar mejor dimensión al asunto, resulta que en la escala de calificaciones, la capital morelense está en el décimo escalón, el sótano, porque la otra categoría es la de las que no son calificadas.

LA REFERENCIA de la mala calificación al gobierno de Cuernavaca por parte no sólo de Fitch Ratings sino de otras como Standard and Poors, hace prácticamente imposible que alguna entidad bancaria le dé nuevo crédito.

Esta circunstancia pondrá a prueba al próximo presidente municipal capitalino, Jorge Morales Barud, toda vez que si requiriera de algún apoyo económico emergente, difícilmente lo obtendría del sector privado.

Es decir, la austeridad en su trienio, la habilidad para la captación de recursos vía un más amplio padrón de contribuyentes y, sobre todo, su pericia para bajar recursos federales, serán el camino para sacar adelante al gobierno.

DE RIBETE, habrá que anotar en este terreno de las calificaciones sobre solidez económica al Ayuntamiento de Temixco, que aún con sus carencias tiene mejores probabilidades de algún nuevo endeudamiento.

Así es, el municipio conurbado cierra 2012 con calificación de “A-”, un poco debajo de la que obtuvo el gobierno estatal, con una deuda inferior y con mejor margen de maniobra para el próximo alcalde Miguel Ángel Colín.