Siguenos en
    

Palacio de Cortés

“SE LES pasó la mano a estos amigos”, dijo el gobernador Graco Ramírez a manera de eufemismo para describir la descomunal tropelía de muchos presidentes municipales que despilfarraron el presupuesto.

El alcalde Rogelio Sánchez Gatica no sólo ha arrastrado carencias, sino, por el contrario, incrementó las deudas, en tono similar a lo que hizo Miguel Ángel Rabadán, en Jiutepec, y Luis Felipe Güemes, en Cuautla.

Graco Ramírez se lava las manos sobre la probable acción penal contra el ex alcalde capitalino Martínez Garrigós, endosando lo que sea al Legislativo y al Judicial, aunque el trabajo del Ministerio Público no es ajeno…

ES PROBABLE que en la sesión legislativa de mañana haya luz verde a la petición del alcalde Sánchez Gatica de endeudar a la comuna con $200 millones más, pero ni eso es solución a la crisis que vive la capital.

Es decir, con el nuevo crédito bancario se levantaría el embargo a cuentas bancarias (congeladas por juicios mercantiles) que reservan recursos federales, pero ese dinero “fresco” es muy caro por los intereses.

La crisis será enfrentada por nuevos ediles como Jorge Morales (Cuernavaca), Silvia Hernández (Jiutepec), Jesús González (Cuautla); el primero por más de 1,000 mdp, la segunda por más de 250, y el tercero, cerca de 200.

EL DESASTROSO caso particular de las finanzas de Cuernavaca tiene causa desde el arribo de Manuel Martínez Garrigós a la alcaldía, con gente como César Cruz a la Oficialía Mayor y en otros cargos usados y abusados.

 ¿Se acuerdan de aquel encuentro de Cruz en un comedero-hotel con unas damas, tras el que huyó despavorido a Veracruz?, ¿el mapache-gate?, ¿el intento fallido de predialazo?, ¿el despido ilegal de policías y otros casos más?

¿Recuerdan el dispendio de la “pendonitis”?, ¿los contratos de obra con empresas fantasmas?, ¿los convenios de ciudades hermanas?...; estos antecedentes dieron como consecuencia la imposibilidad de que Sánchez Gatica rinda un informe claro.

SOBRE LA crisis de Jiutepec, sigue flotando en el aire el temor de que el alcalde Miguel Ángel Rabadán haya recibido o esté tentado a recibir dinero de manos oscuras, para dejar menos reventado al municipio.

La supuesta recepción de un apoyo de 71 millones de pesos de empresas canadienses, a través de organizaciones no gubernamentales en el DF, se volvió una leyenda que el alcalde no atina aclarar.
 
opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata19