Siguenos en
    Redes Sociales

Opinión: Hacia un nuevo paradigma urbano

Tradicionalmente, durante estas fechas, repasamos aciertos y errores, y pensamos en lo que  fue realmente importante en el año que está por concluir. Los más valiosos, a la larga, son los acontecimientos que perduran o  que han modificado significativamente el orden existente.
Entre lo más relevante del 2013 se encuentra la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Plan Sectorial de Desarrollo Urbano. El documento oficializa una nueva visión citadina e incorpora muchas de las propuestas realizadas por estudiosos y académicos desde hace mucho tiempo.
El  plan reviste especial importancia para nuestra ciudad porque muestra que muchos de los fundamentos del urbanismo cuernavacense son erróneos. Muchas de las ideas consideradas correctas sobre cómo debe ser la ciudad y aun rasgos de identidad de Cuernavaca están en contra del desarrollo sustentable
Cuando se impiden los usos mixtos del suelo y se incentiva la baja densidad así como el crecimiento horizontal, tenemos como resultado extensas ciudades, con millones de excluidos viviendo en la periferia y un enorme parque vehicular que limita la movilidad y contamina. Cuernavaca es, tristemente, un ejemplo perfecto de lo anterior.
Sin embargo, este modelo de desarrollo no es exclusivo de nuestra ciudad. Es un problema que enfrentan la mayoría de las urbes del país y que ha sido reconocido en el Plan Sectorial. Para contrarrestar estas malas prácticas, el gobierno federal propone:  
Fomentar una mayor densidad habitacional promoviendo el uso intensivo del suelo, evitando la especulación y subutilización del mismo.
Generar una oferta masiva de suelo bien ubicado, con proyecto urbanístico y servicios básicos para la población de bajos ingresos.
Estimular la vivienda vertical para lograr el rescate de espacios urbanos y una redensificación que permita el crecimiento ordenado de las ciudades.
Promover usos mixtos compatibles que apoyen la generación de empleos cercanos a la vivienda, fomenten el comercio local y disminuyan necesidades de movilidad.
Impulsar la movilidad urbana sustentable promoviendo sistemas de transporte masivo y no motorizado y desincentivando el uso del automóvil.
Impulsar acciones de movilidad segura, señalización, pasos peatonales y seguridad vial en beneficio de la ciudadanía.
Incentivar la construcción de vivienda social en los centros urbanos existentes, para mitigar la segregación espacial en las ciudades.
Profundizar en el diagnóstico del fenómeno de vivienda abandonada, para identificar cómo se puede revertir.
Las propuestas son, sin duda, encomiables, sin embargo, para que se concreten es necesario que se aprueben a nivel local. Aunque lo diga la federación,  si el Programa de Desarrollo Urbano de Cuernavaca no se modifica con base en estos nuevos paradigmas, todo seguirá igual. Además,  tendremos una desventaja adicional: mientras otras ciudades incorporan estos conceptos, nosotros —como en tantas otras cosas— nos quedaremos atrás.
El cambio en la política oficial de desarrollo urbano del país es una de las buenas cosas que nos ha dejado el 2013. El reto para el próximo año es que este cambio se refleje a nivel local. ¡Feliz 2014!


Totalmente de acuerdo. Redensificar el centro de Cuernavaca, lograr impulsar un sistema que permita el transporte mediante bicicletas y un centro histórico peatonal podrían convertir a Cuernavaca en una ciudad realmente muy hermosa.

Totalmente de acuerdo. Redensificar el centro de Cuernavaca, lograr impulsar un sistema que permita el transporte mediante bicicletas y un centro histórico peatonal podrían convertir a Cuernavaca en una ciudad realmente muy hermosa.