Siguenos en
    Redes Sociales

Nuestra Constitución

El doctor Benito Colín comenzó por criticar a las autoridades y a los ciudadanos por no haber festejado este 96 aniversario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917. “A las autoridades y ahora a la población, les interesa más alargar un fin de semana de asueto que el haber alcanzado uno de los principales logros del pueblo de México, que son los 136 Artículos que rigen el comportamiento de las autoridades y de la población. ¿Será por eso que a los mexicanos no nos importa lo que hagan de ella?”, expresó.
 -Mi papá estaba enojado y dijo que este era día de fiesta y la autoridad no lo había festejado. Ni siquiera la SEP obligó a las escuelas a recordarle a los alumnos que era el aniversario de la Carta Magna y de la Constitución que formularon un grupo de liberales mexicanos hace 150 años, reunidos en Querétaro en 1863, siendo don Benito Juárez el Presidente de la República –recordó Julieta.
-Nos hemos olvidado hasta de festejar el aniversario del kínder Resurgimiento de Cuernavaca, al cual fuimos más de la mitad de los ciudadanos, iniciado el 5 de febrero de 1933 por el gobernador don Vicente Estrada Cajigal; el secretario de Educación Estatal, profesor Agustín Güemes y la primera directora del plantel, la maestra Celia Muñoz –se quejó Víctor.
Don Silvestre les dijo que el patriotismo ya estaba pasado de moda, gracias a Salinas de Gortari y a los presidentes que le siguieron. Porque hay que recordar que atomizaron al campo mexicano y a nuestra incipiente industria con el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y Canadá; con las privatizaciones de casi todas las paraestatales, la modernidad y la globalización que fueron un tremendo fracaso; luego llegó Zedillo con su error de diciembre, la destrucción del ferrocarril y, entre otras cosas, la desaparición en los libros de texto gratuito de los Niños Héroes y de la injusta guerra de los Estados Unidos contra México, que nos costó más de la mitad de nuestro territorio.
No hay que olvidar que fue Fox quien implementó el uso del Águila mocha, borró de un plumazo la asignatura de Civismo en las escuelas públicas y privadas, hasta que Calderón tímidamente la volvió a incluir. Y ahora la vuelven a violar con la nueva Ley Federal de Trabajo, descobijando a la poca gente que tiene chamba, quitándole sus derechos y su dignidad, dizque para que haya más empleo. Pero la finalidad es beneficiar a los grandes capitales mexicanos y extranjeros.
-Hemos perdido nuestra mexicanidad y nos hemos vuelto más vulnerables que nunca, gracias a los medios informativos y a la corrupción, el gobierno va a entregar lo valioso del petróleo, aunque no lo llame privatización. Y ya sólo faltará la CFE, las pocas escuelas públicas existentes y los centros hospitalarios, como el IMSS y el ISSSTE.
Ya se perdió el respeto hacia la propia identidad y el amor a la Patria, se ha olvidado ensalzar sus Símbolos, pocos saben la segunda parte del Himno Nacional, la gente ya no se pone de pie al escucharlo. Nadie festeja el Mes de la Patria; el gobierno ya no adorna las calles con Símbolos Patrios, como hace unos años se hacía con focos tricolores, con pendones y esfinges de los Héroes de la Patria. Ahora hasta a los taxistas los multan si llevan en sus autos el Emblema Nacional. Así, a la población se le quita el orgullo de ser mexicano. Lo que nos llena ahora es el futbol y el miedo de que las autoridades sean cómplices de la delincuencia. Es hora de defender nuestra identidad y respeto a nosotros mismos y a la Patria, siendo orgullosamente mexicanos.

rafaelbenabib@hotmail.com