Siguenos en
    Redes Sociales

Mirador

Hu-Ssong...

Hu-Ssong, filósofo de Oriente, iba con sus alumnos por el campo. En el bosque oyeron el canto de un ruiseñor. Posado en la más alta rama del más alto árbol el pájaro deshilvanaba su melodía con los ojos puestos en el cielo. La música llenaba las alturas: con su canción el ave hacía que Dios fuera más Dios.
De pronto, sin embargo, el ruiseñor miró a los hombres que desde abajo lo miraban. Su canto entonces se hizo torpe y luego se acalló. Un oscuro silencio oscureció el paisaje.
-¿Qué sucedió? -preguntó uno de los discípulos con desolación-. ¿Por qué se apagó el canto del ruiseñor?
Respondió Hu-Ssong:
-Porque puso los ojos en la tierra.

 ¡Hasta mañana!...