Siguenos en
    

'Manda decir…': el twitter como género literario (jocoso)

No sé qué tan tarde llegó al tema del twitter entendido como un género literario propositivo y fresco por la cantidad de voces y temas que admite. Seguramente hay bastante escrito sobre este medio electrónico que acoge poemas, misivas, reflexiones, sugerencias, anuncios o recetas… y habrá también compendios que recuperen los mejores ejemplos de este género breve.
Últimamente me he hecho bastante aficionada a este espacio interlineado, en el que la obligación de escribir de manera sucinta obliga a pensar el discurso en términos de eficacia comunicativa.  Empecé, como todo mundo, leyendo noticias e información relacionada con el universo de cosas que me interesan (el arte, la historia, el mundo de los museos, los libros), pero poco a poco he ido conociendo a algunos escritores interesados en la subversión del lenguaje y el pensamiento vertido a chorritos maliciosos. Por supuesto, no faltan en mi agenda twittera esos

Seres angelicales que son los poetas, amantes de la letra, aunque hayan crecido pensando que ésta, como el amor, sólo con sangre entra.
Llaman mi atención la paradoja y los cuestionamientos de la realidad y los roles sociales. Detesto, como muchos twitteros, el uso de lugares comunes y me fascina el hecho de que se vea al lenguaje como un metalenguaje, es decir, el lenguaje como tema del propio lenguaje. Pequeños cambios en su estructura, mutaciones en la puntuación, juegos de palabras, metáforas incisivas, terminan por demostrar que detrás de la pantalla hay quienes piensan en resignificar las palabras para dotarlas de sentido nuevamente, para revivirlas: se trata de que se sientan.
...
Hace poco me llegó un mail en el que el poeta y escritor Luis Rius hace mofa del discurso  político mediante un ejercicio que consiste en componer textos a partir de lugares comunes que se pueden recombinar entre sí, dando por resultado discursos que “se oyen bien”, aunque no digan nada. La cantidad de parrafadas insulsas que resultan de este juego espanta.  
Manda decir…
Todavía no me hago una adicta al clic nocturno -he comprobado que hay varios twitteros que se dedican a la tecla día y noche, haciendo caso omiso de penumbras y exigencias físicas-, pero confieso que anoche sí caí en el juego-del-juego a distancia.
“Manda decir”, fue una serie que alguien inventó seguramente para llamar la atención sobre el valor polisémico de los “dichos”. Los ya populares twitteros Merlina Acevedo, Gustavo Martínez G, Aurelio Asiáin  y otros no tan “seguidos”, comenzaron a revertir  refranes, cultura popular:  “Manda decir la ociosidad, que no parió ningún vicio”; “Manda decir la llaga, que quiten el dedo”; “Manda decir el chocolate, que el agua está a punto de hervir”; “Manda decir el que mucho abarca, que ya no aprieten”; “Manda decir el descosido, que no le interesa el roto”; “Que manda decir la zorra, que si el abad no sabe guisar otra cosa…que este arroz ya se coció”; “Mandan decir los tacos, que no se adornen con tanta crema”; “Que manda decir el camarón, que ya no le sigan la corriente”; “Que manda decir la más fea, que no sabe bailar”; etc., etc.
Tal vez con el tiempo el twitter revolucione el discurso social por haber contribuido a demostrar que a veces menos es más, que se cazan más moscas con la miel de una frase bien puesta, que con hiel de un texto aburridor.
 
novalmariahelena.blogspot.com     helenanoval@yahoo.com.mx        Twitter: @helenanoval