Siguenos en
    

Los rostros del rescate de Cuernavaca

Ayer se anunciaron las acciones encaminadas a mitigar la crisis financiera por la que atraviesa Cuernavaca. 

Las imágenes publicadas en diversos medios de comunicación mostraban la actitud resuelta del Gobernador Graco Ramírez, el semblante aparentemente tranquilo del alcalde electo Jorge Morales Barud y  el rostro un tanto cabizbajo del alcalde saliente Rogelio Sánchez Gatica. 

El gobernador de Morelos no ocultaba su satisfacción por haber tendido la mano al municipio  más endeudado de Morelos –gobernado por un partido distinto al suyo-,  al que le concedió un adelanto de 50 millones de pesos de participaciones federales y ayudó a gestionar  la reestructuración de su deuda pública. El alcalde electo, Jorge Morales, tenía razones para manifestar una cierta tranquilidad, ya que el anuncio de la reestructuración de la deuda de Cuernavaca y el depósito de 50 millones le permitirá contar con un pequeño pero importante margen de maniobra para arrancar su administración con un lastre menos pesado. El que tuvo que hacer a un lado cualquier asomo de orgullo fue el actual alcalde, Rogelio Sánchez Gatica, quien acudió con rostro de alegría  impostada al  mayor acto público y político en el que se hicieron evidentes sus gravísimos errores y omisiones. 

Graco Ramírez tenía razones para mostrarse satisfecho. Astuto, como viejo lobo de mar, sabe que tiene mayores ganancias políticas ayudando a la capital de Morelos. Nadie gana,  y a nadie le  sirve  una Cuernavaca arruinada y deteriorada. De paso, aprovechó para recordar a los priístas  que la relación política que hasta ahora tiene un peso específico importante es la que su gobierno ha establecido con el equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto, y no  la que pudiera establecer con la dirigencia estatal del PRI, de la que los propios priístas reniegan, y que en la actualidad está deslegitimada y desprestigiada.  A Jorge Morales, el Gobernador  le  envió el mensaje público de  que quizá podría obtener mayores beneficios para la ciudad en una alianza estratégica con el gobierno estatal,  no formalizada, pero sobrentendida, que con su propio partido;  institución política que en poco tiempo estará inmersa en disputas desgastantes por la elección de un nuevo dirigente estatal, y cuyos militantes estarán ocupados en hacerse de espacios en  las delegaciones federales que cambiarán de titular a partir del próximo mes de diciembre. ¿Quién lo hubiera dicho? Cuando los priístas en Morelos pensaban que lo peor había pasado, que ya habían tocado fondo y que lo único que les podía ocurrir era reposicionarse,  surgió de  sus filas la peor administración municipal de los últimos tiempos y no hicieron nada para contenerla. 

Rogelio Sánchez Gatica, señalado por tener a la ciudad al borde del  precipicio financiero,  perdió la  oportunidad de reconciliarse con los habitantes de Cuernavaca. Con el fin de rescatar un poco de su prestigio, al menos debió tener la prestancia para ofrecernos una disculpa pública. En descargo de su pésimo desempeño como servidor público, debió declarar no sólo que no escondería información ni protegería a los delincuentes que saquearon la ciudad, sino que,  en un gesto mínimo de autocrítica y responsabilidad política, él mismo encabezaría las gestiones para ubicar a los culpables y aplicar las sanciones correspondientes en el marco de su competencia. Pero no lo hizo. En vez de ello, declaró que sin el apoyo brindado por el Gobierno del Estado, Cuernavaca se hubiera hundido en un caos. A estas alturas no sé si Sánchez Gatica se da cuenta de lo que dice.  Su caso es lamentable, porque siempre será recordado por su desempeño negativo como presidente municipal de Cuernavaca, más que por su condición de profesor de la Universidad de Morelos. 

Sobre la administración de Jorge Morales existen expectativas favorables, pero el futuro es sombrío. Deberá poner en práctica habilidades políticas distintas a las que utilizó en tiempos pasados. Me parece que la actitud conciliadora que le caracterizó como gobernador será insuficiente en esta ocasión. Espero poder intercambiar algunas reflexiones con él en un futuro, si es que mantiene su cátedra en el Doctorado de Ciencias Políticas y Sociales en el CIDHEM. 

 

  • lolita_panorama@yahoo.com.mx @RosalesLolita