Siguenos en
    

La radio y la TV morelenses

Si hay un tema que uno no sabe bien a bien cómo y en qué forma queda al cambio de una administración, es el que se refiere a la radio y televisión estatales. Hasta ahora el destino de esas cuatro estaciones de radio y la televisora, canal 3, ha sido el de pasar –como dice el lugar común— de Guatemala a guatapeor… A diferencia de las televisoras de otras entidades, que crecieron localmente porque se les dio la importancia que merecen los medios electrónicos y se convirtieron en verdaderas voces para la población local ofreciendo una alternativa, una opción diferente a las de las estaciones comerciales; aquí lo que hemos visto ha sido su secuela de tropiezos, el ir de mal en peor, el no interesarle a quienes manejan esa radio y televisora locales, a no ser para ver qué personal provecho económico podían sacarle cuando han estado al frente de ellas…  
Después de las tribulaciones por las que ha pasado el Sistema Morelense de Radio y Televisión, que nació en tiempo del gobierno de Riva Palacio, al calor de otras estaciones de los estados de la república, y después de ciertos avatares pasó a manos del Congreso en una extraña maniobra para, finalmente, regresarle el paquete al gobierno, cuando el ex diputado Omar Guerra, el “defensor” del Sistema Morelense de Radio y TV –defensor en el sentido de que lo quería para conformar su propio feudo—, vio frustrado su sueño de llegar a ser autoridad al perder el PRI la gubernatura, y el Sistema pasó a manos del gobierno estatal, directamente bajo la égida de la Secretaría de Información y Comunicación…
No puede olvidarse que bastaron tres años para el hundimiento de ese ya conocido desastre que era el Sistema Morelense de Radio y TV. Al igual que ocurre con todo lo que tocan los diputados, y especialmente los de la pasada legislatura, el Sistema se convirtió en un lugar para satisfacer compromisos y botín de quienes lo manejaron, al grado de que se otorgó presupuesto para la compra de equipo, si no de avanzadísima tecnología, sí para que las emisoras tanto de radio como de TV estuvieran a la altura de transmisiones decentes, o por lo menos como las prometía el diputado Guerra, quien se encargó de la “remozada”. El Sistema acabó causando lástima… La gente que trabajaba y trabaja ahí --muchos de ellos-- realmente se partían el lomo haciendo las cosas con las uñas y esforzándose para lograr algo decoroso, pero los vaivenes eran la constante y nadie parecía interesado en lograr nada que no fuera lo superficial de decir que ahí mandaban… Como consecuencia, ni antes, ni en los tiempos más recientes, esos medios consiguieron ser un instrumento útil para el estado, porque jamás respondieron a un proyecto… Y hay que reconocer que en ciertos momentos, especialmente los noticieros y otros programas de análisis y de discusión, tuvieron buenos resultados y tenían cierto “rating”… La realidad es que ni las estaciones de radio ni el canal 3 pudieron nunca convertirse en un proyecto de comunicación del gobierno hacia la sociedad, como debe ser la función de un medio del estado. Obviamente hay quien asegura que aunque sea medio del Estado, debe ser crítico hacia el propio Estado, pero ésa es una ridiculez… Podrá haber programas específicos donde se dé la crítica y comentarios encontrados, pero fundamentalmente los medios del Estado deben dar la visión del gobierno… Sin embargo, como aquí, esa visión era muy variable, esquiva, insegura; mientras menos se expusiera el político, la autoridad pues, a decir cómo veía las cosas, menos problemas tendría, por lo que el gobierno prefirió que sus medios batearan para todos lados... Sin embargo, al estado le hacen falta estaciones de radio y de TV, para que los ciudadanos sepamos realmente su opinión sobre temas como el porqué de las protestas de los habitantes de Huexca, o el cierre de carreteras, o el ejercicio de la fuerza policiaca utilizada en contra de quienes no están de acuerdo con tal o cual cosa, o cómo se está tratando de resolver el delicado tema de la inseguridad, y de muchos otros temas, de manera que la gente tuviera claro cuál es la opinión del gobierno de los asuntos que plantea y pueda creerles o no, criticarlos o estar de acuerdo con ese punto de vista oficial…
Lo más reciente de lo que nos enteramos es que, de acuerdo con las instrucciones del Gobernador Graco Ramírez, a través del Sistema Morelense de Radio y TV “se buscará transitar a la consolidación de mejores medios públicos de comunicación que permitan ofrecer a la ciudadanía la cobertura desde espacios donde se privilegie la cultura y la investigación”. Esto en palabras del Secretario de Gobierno, Jorge Messeguer, al recibir oficialmente del Congreso el Sistema. En tanto, el Secretario de Información y Comunicación, Jorge López Flores, a quien le corresponderá directamente el manejo de las emisoras, expuso que “se llevará a cabo una evaluación que permita mejorar los esquemas para una difusión y proyección de los contenidos que se transmiten por radio y TV a la sociedad morelense”.
Es decir, con esto quizá se pretenda, por fin, desarrollar un proyecto de comunicación para los medios físicos que ya tiene el estado. Un proyecto que --además de poner al día el equipo con que tienen que trabajar que, según se dijo, causa verdadera lástima— exponga contenidos y razones, y pueda convertirse además en una ventana para que el ciudadano conozca el mundo en el que vive... Ni la radio ni la televisión estatales han sido eso hasta ahora, sino quienes ahí estuvieron los convirtieron en un espacio más para ayudar a los cuates, para saldar ciertos compromisos y echarse una lanita extra a la bolsa... La actitud de los políticos, o bueno, de los que estando en el poder manejaron esos medios estatales, ha sido la de mantener escondida su visión de las cosas, su manera de ver el mundo para evitarse conflictos –su teoría es que en boca cerrada no entran moscas-- y una red de televisión y radio son bocas abiertas. Entonces prefirieron dejar el sistema al garete, no les importó el reparto que hicieron los partidos como si estuvieran en PatitoTV S.A. Ojalá que, finalmente, radio y televisión del Sistema Morelense se conviertan en una ventana a la comunicación… Hasta el jueves.
 


NADIA, entiendo que los medios de comunicación representan el "quinto poder", pero al parecer a las autoridades no se les da por entenderlo de esa forma y realmente es una lástima que desaprovechen esta oportunidad de usar para beneficio de ambas partes, tanto de la sociedad como de ella mismas.
Por otro lado le ha faltado inteligencia a los medios sobre todo televisivos para atrapar o capturar la atención de la gente, esto es debido a la pobre programación que presentan y a la poca comunicación entre los medios y así con ello se apoyen, lo cual es importantísimo.
Aún así tienes toda la razón en el sentido que, proyectos de esa magnitud requiere de un apoyo muy fuerte por parte del gobierno.

Te envío un cariñoso saludo y FELICIDADES, hasta la próxima.