Siguenos en
    

Hechos bola

El problema de Huexca se enreda cada día más, el de Tepoztlán se mantiene y, en ambos, las salidas serían sendas consultas populares que determinen el sí o el no, tanto a la construcción de las plantas termoeléctricas y el gasoducto concesionadas a empresas españolas, como a la ampliación a cuatro carriles de la autopista La Pera-Cuautla, en el tramo tepozteco. El recurso de la  consulta, sí, pero transparente, imparcial, sin manipulaciones del gobierno o los pobladores para que dirima discrepancias y avance hacia la solución de los conflictos. Parece simple, pero no, por más de una razón. Uno: desconcierta la posición del subsecretario del Gobierno Estatal, José Luis Correa Villanueva (“las obras no deberían estar a discusión”), por porvenir de un político de izquierda supuestamente afín a los luchadores sociales que él mismo dice respetar. La intolerancia, pues. Dos: los diputados federales del PRD Carlos de Jesús Alejandro, Gisela Raquel Mota Ocampo, Víctor Raymundo Nájera Medina y Javier Orihuela García exhortan al gobernador Graco Ramírez a que dé una solución tranquila y pacífica; y al mencionar que no debe usarse la fuerza de los policías federales de Huexca, que custodian las máquinas de construcción, insinúan acoso e intimidación a los habitantes de esa comunidad del municipio de Yecapixtla, que se resisten a las plantas y al gasoducto. Y tres: hábiles, ladinos en el sentido político de la palabra, los tepoztecos contrarios a las obras de la autopista hacen su jugada: será la decisión de la asamblea general de comuneros, como el máximo núcleo agrario del municipio de Tepoztlán, el encargado de salvaguardar la tenencia de la tierra para decidir el cambio de uso de la misma, previa consulta con la asamblea de comuneros. Conclusión: hechos bolas los operadores políticos de la parte oficial, ni para atrás ni para adelante. No es lo mismo ser oposición que gobierno… Una de dos: Graco no tiene candidata o candidato para la titularidad de la Procuraduría de Justicia o los únicos que tienen prisa son los aspirantes. Mencionada con insistencia, en el llamado foro morelense, Adela Manzanares, en la incertidumbre de la contienda eso quiere decir mucho o significar poco, de modo que siguen haciendo su luchita, entre otros, Leonardo Silva Anguiano, quien remite lo siguiente al correo atrilero: “Como podrá usted constatar con el documento adjunto, yo no fui de los que le sacó la vuelta a los exámenes de control de confianza. Mi carta de aceptación  para ser sometido a ellos la presenté unas cuantas horas después de que el Gobernador nos la pidiera durante el evento en que en mano le entregué mi currículum y mis cartas de apoyo”… En Nayarit, el alcalde del municipio de Rosamorada, José Ángel Calvillo López, se disculpó por ponerse la banda presidencial que sólo puede usar el primer mandatario de México. Sin embargo, no es el primer ignorante en cometer la misma aberración. Pintoresco, controvertido, en octubre de 2003, Rafael Vargas Zavala se cruzó el pecho con la insignia presidencial en la ceremonia de su toma de posesión como alcalde de Huitzilac. Pasado el evento, le preguntaron: ¿por qué te la pusiste? Y contestó. “¿Por qué chingaos no?”… ME LEEN EL DOMINGO.