Siguenos en
    Redes Sociales

Hampón o travesti

Como casi todos los delincuentes, Manuel Martínez Garrigós se dice víctima de la corrupción que impera en el sistema judicial mexicano y sobre todo en el sistema judicial de Morelos… Y tan de risa loca sus argumentos, que llega al grado de asumir cierto carácter de travesti al compararse con Florence Cassez –¡ni que fuera francesa!—… El caso de Manuel Martínez Garrigós adquirió ya matices patológicos: además de la memoria, pareciera que está indeciso con su sexo y va que vuela para cambiar de nacionalidad.

Con su estridente tono de voz acusatorio, Manuel-Florence acusó ayer al magistrado de circuito, Juan Nieto, de corrupto, sólo porque respetó la ley. ¿Pero qué esperaba este joven que se dice abogado, si se pasó por debajo del “Arc de Triomphe” la orden de un juez federal que disponía que en el caso de PASA todo quedara como estaba, es decir, que la empresa siguiera recolectando la basura hasta nueva determinación judicial?... Pero Manuel-Florence en ese momento ya tenía armado el numerito con  sus 40 secuaces, y todos los camiones estacionados en un lote de Vista Hermosa, listos para, a la voz de “allons enfants”, cometer uno de los más grandes delitos de la historia de Morelos. ¡Y contra la orden de un juez federal! O tiene muchos “eufs” abajo del Arco del Triunfo, o don José Manuel Martínez tiró su dinero a la basura… el del aprendizaje de su muchacho, solamente.

Fernando Martínez Cué acusó a Manuel-Florence de un desfalco de más de mil millones de pesos y él se defiende diciendo que esta acusación es consecuencia de la corrupción imperante en el poder judicial de la federación. ¡Olalá!
Víctima, en la conferencia de prensa del presidente del PRI en Morelos, Manuel-Florence manifestó que sólo falta que lo maten o maten a su familia. Llegó a ese grado de victimización. Quizá porque quiere sacar aún más lana con la nueva Ley de Víctimas. Inepto abogado, manifestó en esa conferencia que demandará al abogado Guillermo Pasquel por “daño moral”, como si tuviera. El caso es que no se puede demandar a un abogado que lleva una causa de un tercero, precisamente porque es el abogado. Lo que sí podría hacer, es demandar a sus abogados y de paso a sus maestros.
El hecho es que hoy existe una orden judicial de aprehensión y captura en contra de Manuel Martínez Garrigós, quien se dice la Cassez y que, como consecuencia de ello, los abogados de PASA acudirán a las instancias federales para que éstas ordenen al Congreso del Estado el juicio de desafuero en contra del ex presidente municipal de Cuernavaca.
Como mal abogado que es, en la conferencia de prensa, ya alterado y transformado, Manuel-Florence manifestó que a él “nunca se le ha notificado una orden de aprehensión y captura”. ¿A qué delincuente se le avisa, por escrito, que va a ser capturado por las autoridades federales? Mon dieu! Ni en Francia. Nada más falta que la policía, cualquier policía de cualquier país, hasta la de Morelos, le avisara por escrito: “Aguas: voy por ti”.
En un alarde de valentía, Manuel-Florence afirmó categórico que renunciará a su diputación y a su fuero para enfrentar como hombre —¿y dónde quedó Florence?— todas las imputaciones que se le hacen. Pero antes, con todo el desprecio de que es capaz hacia los cuernavacenses, dijo: “Actué con rectitud moral y con ética. No necesito ayuda de nadie”. ¿Ni de García Luna Productions? ¿Ni del Congreso del Estado? ¿Ni del PRI, a cuyo Comité Ejecutivo Nacional acusó de corrupto? ¿Ni del presidente de la coordinación del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, al que públicamente acusó de gángster de gánsters? ¿Ni del secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, a quien Manuel-Florence llamó mafioso? ¿Ni a Pedro Joaquín Coldwell, a quien acusó de delincuente electoral? ¿A nadie, de veras a nadie, le va a pedir ayuda?
Aferrado al partido que insultó en los momentos en que le fuera negada la candidatura para contender para el gobierno de Morelos, resulta difícil entender por qué el PRI mantiene en la presidencia del partido en Morelos a un individuo tan señaladamente corrupto, si no es porque entre “gitans” no se leen la mano. Es decir, ¿qué le debe Enrique Peña Nieto a Manuel Martínez Garrigós para que lo mantenga como presidente del PRI en Morelos? ¿Qué le debió para que lo premiara con fuero como diputado plurinominal para que evadiera la justicia?
El procedimiento legal, seguido por el incumplimiento de contrato en contra de PASA, fue calificado por Martínez Garrigós como “una cortina de humo”. ¿Una cortina de humo contra qué, o contra quiénes?  Manuel Florence habló contra el Gobernador Graco Ramírez; habló contra el secretario de Comunicación Social, Jorge López Flores; habla incluso contra sus ex colaboradores y sus ex colaboradores hablan en contra de él. Y, desde luego, habla en contra de los periodistas que hemos reportado puntualmente todo lo que ha hecho y, por supuesto, lo que no ha hecho. “Tout de tout”.
A diferencia de Chiapas, en donde todos los alcaldes que incurrieron en desfalco y saqueos de las arcas municipales están siendo procesados, en Morelos no hay un solo acusado. Los nuevos alcaldes no tienen para dónde hacerse porque los dejaron en la inopia… Por otra parte, se revuelcan en fraudes del gobierno anterior en absolutamente todas las instituciones existentes y no pasa nada. Quiere decir que el gobierno actual acepta que ex presidentes municipales y Marco Adame y sus colaboradores saquearon igualmente al estado sin que haya una sola denuncia formal. Auditorías y periodicazos. Nada efectivo. Nada legal.
El numerazo de Florence Garrigós, al convocar una conferencia de prensa para defenderse es anecdótico. Pocos políticos –si a MMG se le puede llamar político— han convocado a un evento de difusión masiva para hundirse a sí mismos, a gritos y sombrerazos, con estridencia y descalificaciones que culminan en su hundimiento. Y de poco le puede servir que desde el facebook o el twitter pretenda convencer a la gente que está haciendo algo a su favor, cuando todos están conscientes de que hizo mucho en su contra: los robó, los engañó, los persiguió, los difamó, los despreció. Cuando habla de la corrupción de los demás, de la boca le sale sangre a borbotones… Hasta el martes.

nadiapiemonte@gmail.com