Siguenos en
    Redes Sociales

Feria y mediocridad

Años después llamada De Cuernavaca, la Feria de la Flor nació para salvar al Jardín Borda de que fuera reducido a  la triste condición de hotel. En alguna conversación el desaparecido historiador Valentín López González lo contó más o menos así al columnista: Corría la década de los sesenta cuando un gringo pretendió hacer del Borda una hospedería de lujo. El empresario estadounidense amenazaba salirse con la suya, pues para ello le sobraba dinero y gozaba de influencias políticas, así que para evitar tal aberración Don Vale ideó crear la Feria de la Flor a instalarla en la que fuera la residencia veraniega del minero José de la Borda y casa de descanso del emperador Maximiliano de Habsurgo, respectivamente durante los siglos XVIII y XIX. (El dato preciso debe tenerlo el siempre acucioso cronista Negro Cinta, o clonarlo de alguno de los textos de su padre Valentín López Aranda). Sin embargo, la categoría en el plano nacional que merece la antigüedad de la feria no lo conseguirá el patronato encargado de la preparación de la siguiente edición. No porque al igual que en anteriores ocasiones olfatean negocios personales en lugar del propósito de empezar a colocarla entre las mejores del país. Siendo la primera que corresponderá a la administración de Jorge Morales Barud, hay tiempo para que designe otro patronato integrado con empresarios cuernavacences que sí saben planear y organizar una feria de alto nivel en la ciudad donde por años han desarrollado sus empresas. Haciéndolo bien, el ayuntamiento ingresaría una buena suma, directa a la Tesorería, no la piscacha del recibo oficial que “justifica” la “mordida” de la concesión del palenque por debajo de la mesa. Pero si la espiral de la inseguridad es la causa principal que ahuyenta al turismo y el alcoholímetro daría la puntilla a la vida nocturna, implantar éste o no será el tema de hoy en la penúltima sesión del cabildo agonizante. El chupímetro evita accidentes, pero también pretexta extorsiones a automovilistas. Jiutepec es el caso, y ese el plan  con maña de los mandos de la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano… El Gobierno Estatal ha ahorrado 42 millones de pesos. Redujo los salarios de funcionarios, eliminó gastos de representación y fondos revolventes, bajó viáticos, canceló líneas de telefonía móvil y despidió a personal innecesario. La austeridad impactó los salarios y canonjías del Gobernador, secretarios de despacho, coordinadores, asesores y directores generales. Pero, ¿sabe qué el lector? No hablamos del Gobierno de Morelos, sino del de Nuevo León… SEGÚN el registro de la SCTE, al avión en que viajaba Jenni Rivera también fue abordado por el morelense Mario Macías Pacheco. La madrugada de ayer despegó del aeropuerto de Monterrey rumbo a Toluca, pero diez minutos después desapareció de los radares. Oriundo de Cuernavaca, hace unos tres años Mario fue contratado como el abogado de la popular cantante y poco después como su representante. Entre 1996 y 2000 que Fernando Blumenkron trabajó en la Procuraduría de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública, Mario fue su secretario particular, y posteriormente laboró en la Procuraduría General de la República... ME LEEN MAÑANA.

jmperezduran@hotmail.com
perez.duran@diariodemorelos.com


Mario Macias siempre fue un servidor público atento y eficiente. En la PGR realizó un trabajo excepcional como fiscal en algunas áreas muy importantes y delicadas, recibiendo incluso el reconocimiento personal de otro funcionario ejemplar muerto igualmente en un accidente similar,el subprocurador José Luis Vasconcelos. Gente y amigo de Fernando Blumenkron. Querido y buen amigo de mucha gente.

Mario Macias siempre fue un servidor público atento y eficiente. En la PGR realizó un trabajo excepcional como fiscal en algunas áreas muy importantes y delicadas, recibiendo incluso el reconocimiento personal de otro funcionario ejemplar muerto igualmente en un accidente similar,el subprocurador José Luis Vasconcelos. Gente y amigo de Fernando Blumenkron. Querido y buen amigo de mucha gente.