Siguenos en
    

El Papa tiene la mayoría de votos

En la cinta “Lincoln”, nominada al premio Oscar por mejor película de este 2013, el gran preservador de la Unión Americana es despojado del maquillaje de héroe y retratado en buena parte de la narrativa como un político terrenal, intercambiando favores y prebendas desde la Presidencia de Estados Unidos por votos que le permitieran la aprobación legislativa de su gran legado: la abolición de la esclavitud.
Para muchos expertos, el Papa Benedicto XVI renunció en un momento en el que puede, voto por voto, influir decisivamente, en vida y con plena capacidad política, en su sucesión.
A partir del 28 de febrero a las ocho de la noche hora de Italia, Benedicto XVI dejará de ser Papa. Según el artículo primero de la Constitución Apostólica, los cardenales que ese día no hayan cumplido 80 años de edad serán convocados a un Cónclave, a celebrarse unos días después, para elegir al nuevo sumo pontífice. Gana quien obtenga dos terceras partes de los sufragios. Una mayoría calificada, pues.

De los 209 cardenales vivos, 117 podrán votar. 66 de esos 117 han sido nombrados por Benedicto XVI. No es descabellado deducir que el actual Papa tiene una enorme ascendencia sobre una gran parte de ellos.

Si bien 66 de 117 no es mayoría calificada, sí es una mayoría absoluta (56%) que permite al grupo de Benedicto llegar a la elección con una posición de fuerza muy cómoda para conseguir los últimos “amarres”: de entrada porque todos los cardenales verán al Papa –el argumento es despedirse de él– días antes de la votación, y en esa pasarela el pontífice podrá jugar políticamente.
Luego se encerrarán en la Capilla Sixtina los cardenales en edad de votar. El ya para entonces ex Papa Benedicto, que no podrá sufragar por su sucesor, seguirá el proceso desde la residencia oficial de verano, ubicada en Castelgandolfo, Italia.
En el claustro de la elección, su operador será el cardenal Tarcisio Bertone (que no Beltrone, no confundir), el secretario de Estado de Benedicto, su hombre fuerte. La mayor oposición estará representada por el grupo que encabeza quien fuera secretario de Estado con Juan Pablo II, el cardenal Angelo Sodano. Y hay también grupos por idioma y por región.
De lo demás… se encarga el Espíritu Santo.

SACIAMORBOS
En 2003 Elba Esther Gordillo era la coordinadora de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados. Una posición de gran poder desde donde se negociaba con el gobierno de Vicente Fox y Martha Sahagún. En diciembre de ese año, Emilio Chuayffet la desafió y logró despojarla de la Coordinación y quedarse él en su lugar. Cuentan quienes atestiguaron el momento de la derrota que “La Maestra” miró fieramente a Chuayffet, hoy secretario de Educación Pública, y le espetó: ¿qué quieres que diga tu epitafio? Chuayffet hizo como que no la oyó, siguió caminando, pero le preguntó a uno de sus más cercanos que venía junto a él en ese momento: oye, ¿y tú crees que ella mate?

opinion@diariodemorelos.com