Siguenos en
    

El misterioso hombre al que temen México y Estados Unidos

Los hombres del presidente de México se sorprendieron ese día en Washington. La sorpresa mayor la descubrirían días después al volver a México.

El entonces equipo de transición de Enrique Peña Nieto acababa de ser declarado vencedor de los comicios federales mexicanos cuando el gabinete de seguridad de Barack Obama, quien aún peleaba su reelección en campaña, los recibió en Estados Unidos con todo el protocolo.

Los americanos fueron claros al definir que el principal riesgo de seguridad en la relación México-Estados Unidos tiene nombre y apellido: Susumo Azano, un ciudadano mexicano, de origen japonés, que con pasaporte estadounidense vive en San Diego, California, y cruza a México para hacerse rico con la guerra contra el crimen organizado.

Los otros dos riesgos fundamentales eran los obstáculos al comercio de tomate mexicano y los cárteles del narcotráfico, en ese orden. Así me lo relataron funcionarios de ambas naciones.

Tras el intercambio, a los mexicanos se les quedó grabado el nombre que les tomó por sorpresa. Luego investigaron: José Susumo Azano Mutsuro es un empresario proveedor de armas que hizo multimillonarios negocios en el sexenio de Felipe Calderón. Según publicó El Universal en julio de 2012, la Secretaría de la Defensa Nacional le otorgó contratos de adjudicación directa por 5 mil millones de pesos a cambio de equipos de espionaje e inteligencia.

La alerta norteamericana tenía que ver con que Susumo Azano, vinculado también a casos de extorsión, tenía reuniones frecuentes con el entonces secretario de la Defensa, el general Guillermo Galván, y al arranque del sexenio calderonista con quien era secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña. La sorpresa mayor estaba aún por llegar.

De regreso a México y unas semanas más tarde, el equipo de transición de Peña Nieto se reunió con el gabinete de seguridad del todavía gobierno en funciones. El encuentro lo encabezó el presidente Felipe Calderón. Estaba la plana mayor de ambos equipos para discutir, como tema central de esa reunión, la relación México-Estados Unidos.

Según varios de quienes estuvieron presentes, Calderón Hinojosa diagnosticó que el principal riesgo para la relación bilateral era… ¡Susumo Azano! Entre los subalternos de Peña Nieto cruzaron miradas. No pocos salieron de la reunión preguntándose hasta dónde había llegado la conocida “descoordinación” en el gabinete calderonista.

SACIAMORBOS

En octubre de 2001, cinco personas resultaron heridas por una explosión en una escuela secundaria en la delegación Gustavo A. Madero del Distrito Federal. La investigación de la autoridad concluyó que la causa fue la acumulación de gas metano en el subsuelo. No hubo “sospechosismo” alentado desde ningún sitio. Claro, el procurador a cargo de la indagatoria era Bernardo Bátiz y el jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador.

carlosloret@yahoo.com.mx