Siguenos en
    

El IFAI necesita a los mejores

Los problemas para el Instituto Federal de Acceso a la Información IFAI, no terminan. Después del escándalo suscitado por las declaraciones del comisionado Ángel Trinidad Zaldivar, en las que cuestionó el desempeño de sus colegas Sigrid Artz,  María Elena Pérez Jaén y Gerardo Laveaga, han surgido voces que piden la destitución de los 5 comisionados.
La crisis por la que atraviesa el IFAI es lamentable, ya que se trata de una institución que acumula apenas 10 años de funcionamiento, que fue creada para garantizar el acceso a la información pública y que es producto de las reformas destinadas a mejorar la calidad de la democracia mexicana.
También es lamentable que el escándalo en el IFAI se haya desatado justo cuando en la Cámara de Diputados está por aprobarse  el dictamen de reformas a la Ley de Transparencia, que tienen como objetivo otorgarle autonomía al Instituto. Ha trascendido que el PRD y el PRI en el Congreso, están a favor de incluir un artículo transitorio a las reformas a la Ley, para remover a los integrantes del IFAI, bajo el argumento de que los actuales comisionados carecen de calidad moral. Algo de razón hay en esa afirmación, porque parece que los propios comisionados del IFAI minimizaron el enorme compromiso que tenían con la sociedad y permitieron actos reprochables. Porque no se va al IFAI a actuar con pereza y retrasar los recursos de inconformidad que presenten las personas a las que una oficina pública les niegue información. Como tampoco se va al IFAI a adoptar comportamientos alejados de la ética, y mucho menos para obtener plazas, viáticos y viajes. Ser comisionado del IFAI implica meterse a fondo en cada tema, defender el derecho de acceso a la información de las personas y enfrentarse al poder, si es necesario. Los comisionados guardaron silencio sobre las irregularidades al interior del Instituto, hasta que la situación se volvió insostenible. Ignoro cuál será el desenlace de esta crisis. Uno siempre sabe cómo inician los conflictos pero nunca cómo acaban.
Lo cierto es que los ciudadanos debemos poner toda nuestra atención en este asunto, si es que los legisladores federales deciden dar el “manotazo en la mesa” y remover a los cinco comisionados. Sería una medida drástica e inusual. Hasta ahora, la selección e incorporación de los comisionados del IFAI era paulatina y escalonada. Se trataba de una propuesta del Presidente de la República que pasaba al Senado para su ratificación. Queda demostrado que el método de selección vigente está agotado, ya que por esta vía llegaron al IFAI personas que no contaban con una trayectoria reconocida en los temas de transparencia y que hoy son criticadas por su desempeño. Excluyo de esta calificación a los comisionados Ángel Trinidad Zaldivar y Jaqueline Peschard, ya que el primero realizó un examen de oposición para ser comisionado y la segunda, tiene una sólida biografía  académica y profesional.  
Por otra parte, la experiencia nos ha demostrado que las designaciones que hacen los legisladores en los principales cargos de los órganos públicos colegiados, se relacionan más con las afinidades y compromisos partidistas, que con el perfil profesional y académico de los aspirantes. Esto es un peligro para el IFAI, porque está en camino de partidizarse al igual que el Instituto Federal Electoral. Será el Grupo Parlamentario del PRI en el congreso el que intente poner un mayor número de comisionados para que las votaciones del pleno del IFAI le favorezcan. Este partido político puede caer en la tentación de impulsar como comisionados a personajes sumisos, que simulen garantizar el derecho de acceso a la información y empiecen a poner pretextos para no obligar a la  Presidencia de la República a entregar la información que se le solicite.
Por ello debemos estar atentos del debate que en los próximos días se dará en la Cámara de Diputados. Los grupos académicos y organizaciones de la sociedad civil que han estado vinculados a los temas de transparencia, como el Grupo Oaxaca, deberían pronunciarse al respecto, y tratar de incidir en las decisiones de los partidos políticos representados en el Congreso, a fin de garantizar que, en caso de que los actuales comisionados del IFAI sean removidos, lleguen al Instituto las personas que tengan las mejores credenciales profesionales y académicas. El IFAI necesita de los mejores comisionados para cumplir con sus funciones y los ciudadanos necesitamos un Instituto garante de la transparencia sólido y respetable.

lolita_panorama@yahoo.com.mx