Siguenos en
    Redes Sociales

El Crédito en Morelos

El sistema Bancario Mexicano no puede sustraerse a los grandes Hoyos negros del sistema Bancario Nacional, los empresarios Morelenses y quienes tienen la necesidad de acceder a un crédito en la entidad, debemos considerar el entorno mundial de la economía, estamos expuestos a lo que sucede principalmente en los Estados Unidos de Norteamérica sin dejar de considerar lo que pasa en la Comunidad Europea, en  Asia y cómo se refleja el riesgo en nuestra Economía.
Hago mención de lo anterior porque se requieren programas de crédito adecuados no sólo para las grandes transancionales, sino sobre todo para los pequeños y medianos  empresarios. Las tazas deben ser accesibles principalmente para este segmento de la población económicamente activa y para las zonas de alta marginación y rezago en el rubro de Desarrollo Económico. Es imperante que los tres niveles de gobierno, en el ámbito de sus atribuciones y facultades, fomente e incentiven el subsidio que apoye el autoconsumo de zonas de gran pobreza. También, en aras de hacer las cosas bien, se debe empezar por regular las cajas de préstamo, la casas de empeño, las Financieras y todas estas figuras que son una alternativa a los tradicionales y a veces imposibles créditos bancarios, que abundan en el estado como una alternativa de crédito y que esquilman al pueblo no sólo con condiciones  leoninas y onerosas, sino que incluso llegan muchas veces a recibir fondos sin comprobar su origen.
Que no nos suceda lo que pasa en la Euro Zona, principalmente en las hasta hace poco boyante España o atractiva Grecia, en donde los recortes al gasto público se manifiestan en un desempleo dramático, que afecta principalmente a las clases medias y a la fuerza productiva de dichas naciones, arrojando a la pobreza y al desempleo a millones de personas. Es particularmente patético y alarmante, leer los testimonios en la prensa española, de jóvenes recién egresados de sus magníficas Universidades, tanto públicas como privadas, desempleados y viviendo de las pensiones de sus abuelos jubilados.
Nuestro Estado tiene riesgos, se requiere una adecuada administración de los nuevos gobiernos, federal y estatal. Llevando a cabo un razonable ajuste del presupuesto, los despilfarros de la Docena Trágica, deben quedar atrás, los recursos se tienen a nivel federal, con un precio del barril de petróleo de cien dólares Americanos por barril. No debemos permitir el gasto corriente.
Sería inmoral permitir que el gasto corriente supere al de inversión, tal y como se inició en Morelos con los Gobiernos improvisado y Neopanista en el año dos mil y se continuó con el “Yunque” en 2006. Las condiciones económicas de Morelos se sustentan principalmente en inversiones de infraestructura que sustenten las condiciones de crecimiento industrial y urbano, que no lastimen y preseverven lo que se pueda salvar del entorno ecológico de Morelos. Es también prioritario recuperar el desarrollo agropecuario de la entidad, partiendo hacia una adecuada comercialización. Los Morelenses sabemos producir y trabajar bien, pero debemos incorporar a los nuevos canales de venta y estar a la altura de las circuntancias que ahora domina el mercado. El Turismo representa el medio más importante para promover el empleo, se requiere del apoyo urgente de las tres órdenes de Gobierno y de las instancias de promoción y turismo correspondientes, para que los turistas y visitantes, principalmente del área Metropolitana del Distrito Federal, regresen a Morelos.
Los grandes capitales de inversión, estan fijando sus miras en Morelos, no es cuasualidad, a pesar de los problemas, Morelos sigue siendo por su ubicación y características un destino atractivo. Cuernavaca, la capital, ha crecido anárquicamente y está saturada, su zona conurbada integrada por Temixco, Jiutepec y Zapata son de las que cuentan con mayor densidad de población en México, las condiciones se dan ahora por lógica hacia las atractivas regiones del Sur y Poniente del Estado, ahí están bien comunicadas y cuentan con todas las condiciones, sólo es necesario extirpar el cáncer de la grave inseguridad. Siempre he sostenido que nuestro querido Morelos esta “condenado” al éxito, pero este no caerá como fruto maduro de unos de los árboles que tan bien se dan en estas tierras, será producto de las condiciones económicas y crediticias que incentiven la actividad y la productividad, en una tierra que, nunca me cansaré de escribir, merece mejores días.
 
opinion@diariodemorelos.com