Siguenos en
    Redes Sociales

El aliviane del Góber

El gobernador Graco Ramírez le echa una mano al Ayuntamiento de Cuernavaca, pero que no se confundan los acreedores: no cobrarán. El alcalde entrante, Rogelio Sánchez Gatica, continuará tronándose los dedos, y el entrante, Jorge Morales Barud, no echa las campanas al vuelo. Los cincuenta millones de pesos serán para “reestructurar la deuda”. Prestados, no regalados, adelantados por el Gobierno Estatal de la participación federal, pagaderos durante lo que resta de este mes y el de las posadas. Si fuera el caso, apenas alcanzarían para pagar las quincenas de este mes y el próximo, unos 52 millones de pesos a 3 mil 450  trabajadores de base y de confianza, la mayoría sindicalizados, mas no para la primera parte de los aguinaldos. Obvia la necesidad del refinanciamiento de la deuda mediante otro crédito, le urge más a Morales que a Gatica. Éste se irá con el fin del año, y si te vi, no me acuerdo, y apenas entrando aquél con el primer día de 2013, deberá pagar la primera quincena de enero y la segunda parte de los aguinaldos. ¿De dónde? Pues sólo que con la recaudación del predial, si algo le deja Gatica de los pagos anticipados por la oferta de descuentos en recargos y servicios municipales. Con otra: punto menos que quebrados la mayoría de los ayuntamientos del interior, poco tardarán en pedir anticipos de participaciones, apoyadas eventualmente desde la oposición del Congreso con el argumento de “todos coludos o todos rabones”. ¡Acabáramos!... DESCOMPUESTO el proceso del nombramiento del procurador general de justicia, le avienta más leña a la hoguera el diputado perredista y presidente de la Junta Política y de Gobierno del Legislativo, Juan Ángel Flores Bustamante, anunciando una lista reducida a seis aspirantes, “nuevos”, eliminados los iniciales supuesta o realmente porque ninguno aprobó los exámenes de control y confianza. Eso por un lado, omitidos los nombres de los enlistados recientes, los reprobados y los aprobados. Y por otra parte, la sospecha de la importación de un procurador fuereño y el enojo de los suspirantes locales. Litigante en medios y tribunales, Enrique Paredes Sotelo se asume representante de “asociaciones y colegios de abogados” al anunciar que se retiran del proceso “porque el Ejecutivo no ha mostrado el interés suficiente para tomar en cuenta los constantes llamados que los juristas han hecho para que se agilice el nombramiento del próximo fiscal”. Pero no sólo eso. Algo sabe o inventa “lamentando” la posibilidad de que el próximo procurador sea uno foráneo y por lo tanto ignorante de la problemática que vive el sistema de procuración de justicia de Morelos… UNA de dos: o los discotequeros no han reaccionado a la “amenaza” de la imposición del alcoholímetro o están resignados a esperar tiempos mejores. Anunciada para ponerla en práctica a fines del mes pasado por el secretario de Protección y Auxilio Ciudadano, Guillermo Barclay Arce, la especie sólo ha “servido” para el adorno mediático de “políticos” verborreicos que opinan sin ir al fondo: el alcoholímetro evitaría accidentes, generaría ingresos a la Comuna, pero también se prestaría a “la mordida” y daría la puntilla a la vida nocturna de Cuernavaca… ME LEEN EL DOMINGO.