Siguenos en
    Redes Sociales

Desempleo y ambulantaje

Corta la visión de las autoridades y particulares que así lo consideren, la  solución al problema del comercio ambulante y semifijo va mucho más allá de sacarlos de las banquetas. Tampoco lo es haber “eliminado” unos cuantos de los jardines del Zócalo. El tema es de subsistencia para miles de familias que se ganan la vida en el centro histórico y otros sitios peatonales de Cuernavaca así como el interior del estado. Y el punto, buscar espacios adecuados para reubicarlos antes de desalojarlos. Un cuento de nunca acabar. En el Centro de Cuernavaca viene de los ochenta y llegó con la implantación del modelo de gobierno neoliberal. Comerciantes ambulantes siempre ha habido en las afueras del mercado ALM y los mercaditos municipales. Sus utilidades “pintan” en el PIB de esta parte de México. Invadidas tres décadas atrás las aceras de Guerrero por vendedores de mercancía contrabandeada, fueron metidos al Pasaje Degollado, conocido aún como de la fayuca. Pero el ambulantaje siguió surgiendo del desempleo, apoderado gradualmente de sitios alejados del Centro hasta convertirse en semifijos. Fue así que la construcción del Pasaje Lido y el “reordenamiento” del Puente del Dragón sacó del Zócalo y calles circundantes al comercio informal. Sin embargo, ante la continuidad de la falta de empleos formales más familias se incorporaron al ambulantaje, formando parte del paisaje del Zócalo, el Jardín Juárez, la explanada del Morelotes, Galeana, Matamoros, Guerrero y No Reelección. Complejo el amplio mundo del comercio ambulante, practicantes sus componentes de una cultura contraria a la formalidad y a los trámites burocráticos, resistentes a las propuestas que signifiquen cambios a su modo de ser y su rutina de trabajo, para los políticos el ambulantaje representa miles de votos. Fenómeno de múltiples aristas, en el comercio informal hay patrones y empleados de puestos en mercados municipales y el centro comercial ALM, los pasajes de Guerrero y el puente, de tianguis itinerantes, taquerías, fondas y toda suerte de changarros. Caras las consultas médicas y exorbitantes los precios de los medicamentos, se enferman y no tienen IMSS, ISSSTE o Seguro Popular, así que les quedan tres opciones: empeñar hasta la camisa para poder ser recetados por médicos particulares, ir a los hospitales de la red de la Secretaría de Salud o acudir a la medicina tradicional (incluidas yerbas curativas, curanderos eficaces, brujos de a de veras y charlatanes)… Grosso modo tal es la vida de al menos tres generaciones, de miles de familias ganándose el sustento en el comercio irregular. Tanta gente y tantos años que no existe una solución rápida, de tajo, sólo el paliativo. En lo inmediato no puede ser de otra manera. Sacarlos de Guerrero, la arteria tradicional del comercio establecido de Cuernavaca, ha sido una medida aplaudida por organizaciones empresariales al alcalde Jorge Morales Barud. ¿Pero qué de los semifijos y ambulantes desalojados? Unos son autónomos y otros empleados sin seguridad social: eloteros, vendedores de globos. Todos tienen derecho a ganarse la vida. Simple pero nada fácil de lograr: si hubiera suficientes empleos formales, no habría comercio informal. … ME LEEN MAÑANA.

perez.duran@diariodemorelos.com
jmperezduran@hotmail.com


Es raro!... como una ciudadana auténtica de Cuernavaca conozco el problema del desempleo y ambulataje callejero desde los doce años cuando estaba en sexto de primaria mi madre querida me enviaba al ALM para hacer la compra de la semana, tomaba un taxi que ella misma pedía y al llegar al mercado los chavales se agolpaban a mi alrededor diciendo: -le ayudo con su canasta señorita? todavía resuenan esos tonos altos de sus voces en mis oídos,  -mmm? era difícil elegir a uno de entre tantos niños que querían ganarse unos pesos por su trabajito, caminaba por los pasillos el chavo con el bulto en los hombros abriendo camino a codazos entre la muchedumbre y saludando al gentío que me conocía. Ahora han pasado muchos años y el problema es gigante la población ha aumentado mucho, visito frecuentemente los mercados del gusto popular porque me encanta ver como trabaja la gente, en restaurantes de comida barata y veo que necesitan organizar la limpieza, la basura,  etc. he conversado con muchas personas que vienen contentos de diferentes partes del estado a todos les gusta trabajar aquí porque hay espacio para todos, dicen que los políticos y dan sus nombres les autorizaron vender sus productos y los chinos les enseñaron a hacer collares hasta sentirse artistas callejeros y miles de historias interesantes de todos niveles, al globero con sus figuras. Tengo más de treinta años viviendo en muchas partes del mundo por la cooperación internacional conozco barrios donde trabajan 5 millones de personas que se mueven en trenes todos los días con mucho orden, cada uno se dirige a su lugar de trabajo y por la tarde regresan a sus hogares. Yo Gobernadora Universal escribe en su manifiesto de respeto a la naturaleza que para solucionar este y todos los problemas se necesita alta tecnología, un monoriel, bandas y escaleras eléctricas, puentes exclusivamente para peatones para que tenga circulación el centro, reformar y ampliar todos los mercados de nuestra ciudad  para que se generen nuevos trabajos. No es fácil pero hay que empezar los pobres siempre estarán allí si los echan se irán por un tiempo pero volverán tarde o temprano  hasta que tengan un espacio para trabajar, hay que reconocer que somos una sociedad masificada y todos los ciudadanos auténticos de nuestra ciudad tienen derecho a ganarse la vida trabajando. Por un estado mejor desde el país de MURE es muchedumbre. Bióloga Angelina Alvarez Moysen