Siguenos en
    Redes Sociales

Día familiar

Muy tempranito, al empezar el día,  los animales de la selva corrían desesperadamente. Un pequeño puercoespín iba despavorido junto con los demás.  Le preguntó un conejito:
 —¿A dónde vas,  hermano?
 —¡Es que su majestad el león pretende comerse  a todos los animales de boca ancha!
 —¿Pero por qué te  preocupas? Tú tienes la  boca en pico y  está  muy angosta.
 —¡Ay, hermanito  —le respondió el puercoespín— es que  el mundo está tan revuelto, que mientras se averigua si soy de boca ancha o de boca angosta,  mejor me pinto  con los demás para  salvar  mi pellejo.
De igual manera, un día  ordinario familiar/laboral de la semana  de cinco días, mostraría  la siguiente  distribución del tiempo horario:    6:30 horas, el jefe de la casa sale del baño; entra la hija mayor,  trabaja en una oficina,  tarda media hora. “¡Apúrate!”, le llama la hija menor que va a la preparatoria. “¡Ya voy...!”.  7:30, “¡niños,  levántense, vengan  a desayunar rapidito, si quieren que papá  los pase  a dejar en la escuela!” Y los chicos salen disparados.  8:00, silencio  en la casa. La señora levanta la ropa tirada en el baño, tiende las camas; recoge los trastes de la mesa, los lava y los deja en el escurridero. Luego desayuna tranquila. Hace una pausa y fuma  un cigarrillo. 10.00 a 11.00, la mujer arriba a la lavadora. Intercambio de información de noticieros: “¿Quién llama por teléfono?” “Fíjate nada más, chula, que el marido de Pepita llegó bien tarde, entrado en copas y   le  pegó una  desvelada  todita la noche. Fin del ciclo informativo. 11.00 a 12.00, la señora va al súper a  completar el mandado. Regresa y prepara la comida.  14.00, llegada de los peques de la escuela. Van derechito a la mesa;    tardan 10 minutos en la comida. “Pónganse a hacer la tarea si quieren salir a jugar con sus amigos vecinos”. 15.00 a 16.00, una pestañita para un desmerecido descanso de la seño. 17.00 a 19.00, hora de las telecomedias: Mejor amiga pretende volarse al marido,  intervienen invitados, cuñada, suegra,  tía... Le  sigue “Amor imposible”, que tiene violentas escenas de patadas voladoras. (No me levantan ni con grúa de mi sillón).  18,00, llegada de la hija mayor  de 30 años y más. “Este año ya no salió,   ni aun  rezando  las siete magníficas”. Se peleó con Rufino,  su novio de cinco años y más . 19.00, llegada de la hija menor (23 años)  con su  amigo del momento: “Mami, te presento a José María,  es subgerente de la mesa de reclamaciones y atención al cliente de la cadena de supertiendas XXX;  le disguta que le digan Chema o Chemita”. “Ahorita le preparo un café,  está en su casa. Siéntese  a gusto en el sofá grande”. 19.30, llegada del jefazo. No viene tan mal, sólo un par de chelas  con el compadre. Entrada de  los peques bien sucios,  jugaron futbolito en el callejón próximo: “Miren nada más cómo vienen,  desgraciados. Aquí está la burra de su madre para lavarles sus mugrientas camisolas y pantalones; ¡qué bien!”  21.00, momento de la merienda. (¡Híjoles, la  visita de la hija menor se aventó  tres panes de dulce y dos teleras con el cafecito con leche!) 21.30, primera ronda de noticieros; segunda ronda; tercera ronda; repiten lo mismo.  Pleito de las dos hijas en su  recámara: “¿Quién te autorizó a ponerte mi  brasier nuevo? Mira cómo lo dejaste de sudado y apestoso”. “¿Por qué tomaste mi crema para las arrugas de los párpados;  dónde dejaste mi cepillo del  ondulado del pelo...”. “¡Ya cállense!,  su padre no puede oír las noticias”. “Peques, ya váyanse a la cama! 23.00, “ya vente a dormir, te veo muy cansado...” Hogar, dulce hogar,   nada más ni nada menos.  CONCLUSIONES  1ª Es  angustiosa  la soledad,  sobre todo para las personas de la tercera  edad  o más. 2ª  El sostén moral y material familiar  es un compromiso  a compartirse entre  todos;  porque  lo disfrutamos entre todos y  porque todo lo hacemos entre todos. 3ª El ejemplo  de la Sagrada Trinidad:   Dios padre, Dios hijo y Dios espíritu Santo mantendrá  unidas a las familias civiles por los siglos de los siglos. Es cuanto.
 

  •  baldovinos@hotmail.com