Siguenos en
    Redes Sociales

CARTA ABIERTA A: Los “Elegidos” y los Electores.

¡Que a toda mad..! La partidocracia acrecienta  sus reales en Morelos…  PRD, PRI y PAN, en ese orden con toda la chiquillada de partidos en el orden que Usted los quiera recordar,  se despacharon con la cuchara grande.
Aquel sueño guajiro de Francisco I Madero,  el tío abuelo del panista Gustavo, con relación al Sufragio Efectivo   y la no Reelección, en los actuales tiempos de la partidocracia  fueron  transformados   en “sufragio inefectivo y si reelección”.
Las ilusiones  maderistas  precursoras de la Revolución mexicana hoy son letra muerta  y romántico recuerdo.
Ahora,   funcionarios, empleados, alcaldes, regidores, síndicos, diputados locales, federales y senadores,  no tendrán necesidad  de separarse del cargo;  podrán seguir succionando  la ubre presupuestal  y al mismo tiempo buscar el puesto electoral que puedan,  quieran o más les convenga, según sean sus posibilidades políticas y económicas.
Atrás quedó  aquello de pedir licencia para buscar un puesto de elección… La Reforma  Político−Electoral con sus leyes primarias, secundarias y hasta preparatorias y universitarias,   si es que las hay, arregladas a modo  dan paso para qué, aquellos que estén en los ayuntamientos pueden ser reelectos hasta por un periodo  más,  en tanto que los legisladores lo podrán ser  hasta por  3 periodos.
Esto es,  ediles y representantes “populares”  llegaron para quedarse,  pues todos sabemos que las elecciones se manipulan al gusto de  quienes tienen,  venga  de donde venga,  la “lana”   suficiente para mantenerse o llegar a la silla.
A partir  del 2015,  a nadie nos cause extrañeza que corruptos o no que difícilmente los hay,  sigan en el poder.
Vamos, a manera de ejemplo, si a Manuel Martínez Garrigós con todo el dinero que tiene y le sobra se le antoja repetir  como diputado plurinominal, sólo le basta abrir  las alforjas un poquito para darle una “lanita” a cualesquiera  partido,  especialmente de los “chirris”  para mantenerse otros 3 años con el fuero que lo tiene en calidad de intocable.
Vivan la  partidocracia y los reformadores político−electorales…! ¡Qué poca..!