Siguenos en
    

Bola de cristal

La clase política quisiera tener una para adivinar el futuro. Igual las cúpulas empresariales, para adelantarse grandes negocios. El futurismo es tradición y vicio. Apresurado en los procesos preelectorales, las cábalas comienzan desde los desenlaces de las contiendas y a poco de iniciadas las nuevas administraciones. Así que hoy los priistas mencionan a Manlio Fabio Beltrones; consideran “que le toca”, “lo ven” en el escenario presidencial de 2018, a él o al secretario de estado que destaque en el gabinete de Enrique Peña. En el sol azteca alguno de la corriente de Los Chuchos, disminuido para entonces a la mitad o menos el PRD por los militantes afines a López Obrador que se pasarán a Morena, una vez erigida como la plataforma de partido formalmente constituido desde la cual el propio Andrés Manuel dispute por tercera ocasión la Presidencia de la República. Él, o Marcelo Ebrard, quien ya anunció una gira nacional con tal propósito; o Miguel Ángel Mancera, el jefe del gobierno electo del De Efe que arrasó al PRI y al PAN en la elección de julio, o el ex rector de la UNAM, José Ramón de la Fuente, que sistemáticamente ha rechazado postulaciones de la izquierda a otros cargos que no sea la primera magistratura del país. Reducido a la condición de tercera fuerza electoral tras dos sexenios de detentar el poder presidencial, el PAN podrá postular a cualquiera de sus mujeres u hombres notables, pero nuevamente perderá. Mediando las elecciones intermedias de 2013, los “gallos” del PRD, PRI o PAN saldrán de sus cuadros actuales, mencionado desde ya el alcalde electo Jorge Morales como candidato natural a la gubernatura, y por los panistas, uno de La Sagrada Familia que fracasará, inevitablemente. ¿Y Graco Ramírez? ¿Otra vez senador, de nuevo diputado federal o considerado por Los Chuchos para “La Grande”? Hagan sus apuestas, señores, tempraneras pero al menos divertidas… MIENTRAS tanto están cruzadas las de para procurador general de justicia. Reducida al cincuenta por ciento la lista de aspirantes, originalmente fueron dieciocho (Marcelino Vázquez Huitrón, Adela Manzanares Alonso, Honorato Estrada Guadarrama, Leonardo Silva Anguiano, Juan Juárez Rivas, Ana Luisa Rocha Valencia, Israel Rafael Pérez, Yolanda Gutiérrez Neri, Enrique Pérez Salazar, Daniel Montero Zendejas, Jesús Díaz Dirsio, Georgina Valladolid, Raúl Moreno Villafuerte, Rafael Humberto Garduño García, Gabina Reyes Quesada, Josué Rodolfo Tapia Acevedo, Agustín Aragón Sosa y Javier Mújica Díaz); pero la mitad quedó tácitamente borrada, pues no se presentaron en las instalaciones del Cisen para los exámenes de control y confianza. Esto según declaración del presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso Estatal, Carlos de la Rosa Segura, quien se guardó los nombres de los descartados. Vencido el plazo el 30 de octubre para que el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, enviará al Legislativo la terna de candidatos, y puesto el énfasis en este punto por los suspirantes, eso es lo de menos. Lo importante es detectar al procurador ideal. Queriendo, no es difícil. Bastaría con privilegiar tres características: probidad, capacidad y valentía. Morelos no merece un procurador mediocre... ME LEEN MAÑANA.

perez.duran@diariodemorelos.com
jmperezduran@hotmail.com