Siguenos en
    Redes Sociales

Austeridad

 

Aunque parezca increíble, los ahorros están a la orden del día entre nuestras autoridades. El alcalde de esta ciudad capital, Rogelio Sánchez Gatica, se fue a cortar el cabello gratis… La flamante secretaria de Turismo, Gabriela Dauguet, reestructura fideicomisos para recortar personal de la dependencia desde donde se insiste que Morelos y en especial Cuernavaca, reciben  visitantes a raudales… En Jiutepec, pese a la falta que hacen los policías, no contratan personal para evitar la carga de la nómina, aunque oficialmente se dice que pese al llamado, nadie quiere los puestos que han quedado vacantes… Y en el Congreso local, ahí sí que están con las tijeras afiladas. Nuestros legisladores pretenden, ni más ni menos, que darle un cortón sonoro a su propio aguinaldo y así poner el ejemplo para que nadie en el gobierno siga con la malsana costumbre de cobrar 90 días extras por no hacer nada, o hacer lo menos o robarse lo que puedan. 

Todo esto –y no es que lo imagine, sino así lo externaron los diputados Juan Angel Flores, el coordinador perredista, y el petista Héctor Salazar– se debe al decreto de austeridad  pronunciado por el Gobernador Graco Ramírez. Quieren acabar con ese uso y costumbre que lleva muchos sexenios y que nació de alguna idea populista que tuvo alguno de esos héroes de la política siempre tan preocupados por la burocracia y que de paso se quiso beneficiar. Parece que la costumbre se derivó de que a los maestros se les concedió tan gracioso pago y de ahí a que los demás burócratas se sintieran con derecho a exigir lo mismo, hubo un solo paso adelante. Aunque podría creerse que además de ello, el personaje que inventó tal pago, pudo hacerlo como venganza para su sucesor dejándole esa papa caliente en mano, tanto así que al paso de los sexenios no ha habido uno sólo en el que no se proponga evitar ese extraordinario pago de 3 meses 3, pero a la mera hora algo ocurre y nada de que estado y ayuntamientos eviten los 90 días del jugoso aguinaldo burocrático morelense.

Para no ser menos, esta productiva legislatura que a más de dos meses de haber tomado posesión de sus curules promete ser igual o peor que la anterior –y eso es mucho decir—tiene planes a futuro. Uno muy ambicioso, si bien repetitivo, es el de ahorrar. ¿Y qué mejor manera que desempolvando una propuesta que hicieron las legislaturas LI, L, XLIX, XLVIII, XLVII y así para atrás, hasta que la memoria de algún asesor del diputado Juan Angel Flores se diera a revisar? Hasta podría darse el caso de que a esas propuestas de antes, les dieran una renovadita. 

Por lo pronto ha sido flor de un día. Porque de inmediato nuestros padres y madres de la patria tuvieron que entregarse a resolver otras cosas, entre éstas, soplarse el berrinche del diputado Agüero Tovar, cuando se dio cuenta de que no lo tomaron en cuenta para la aprobación del proyecto del presupuesto, cosa que lo molestó de a de veras al grado de que en pura represalia decidió dejar la vicecoordinación de la bancada priísta. ¿Y ahora quién la ocupará? ¿Se quedará vacante esa tan importante vicecoordinación? ¿No será otro plan con maña para continuar con el plan de ahorro, de austeridad decretado por el gobernador? ¿No será para dejarle el ingreso al ex alcalde Manuel Martínez Garriós, presidente del tricolor, a quien Agüero Tovar puede deberle el favor como también es uso y costumbre entre los políticos? Son preguntas a las que probablemente a lo largo de los meses descubramos las respuestas.

Pero si aquí las cosas así andan entre los políticos locales, en el Congreso de la Unión, si bien de diferente manera, los legisladores no cantan nada mal las rancheras… Tenemos al diputado Salvador Arellano Guzmán –para fortuna nuestra no es de Morelos, aunque para el caso como si lo fuera-- con su desafortunada cita de la producción del campo similar, según él, a lo que producen las mujeres. Dijo que no fue con intención de ofender, pero sus compañeras de cámara le mandaron desdecirse en medio de sonora rechifla y de paso lo tacharon de misógino, adjetivo que quizá no entendió… 

En tanto en el Senado, ahí sí que nuestro flamante representante Fidel De Medicis mostró brillantez, digamos que tuvo una pincelada de ingenio con una iniciativa de ley que tendrá que recordarse no sólo ahora, sino quedará para la posteridad. El gran Fidel está mostrando una actividad legislativa inusitada, poco acorde con lo que se le ha conocido hasta ahora en cuanto a que podía creerse que a él se le dan la grilla y las visitas sensuales en los estacionamientos de súper mercados… Pero bueno, la gente cambia y con él pudo suceder que el aire contaminado de la ciudad de México que ahora tiene que padecer por lo menos en los días obligados de sesión, le haya soltado la creatividad al grado de hacer una iniciativa de ley para modificar el término de “presunto infractor” a “probable responsable” en los casos de personas relacionadas con delitos… Por fin una gran aportación morelense a la legislación, misma que seguramente hará que en todo el país le reconozcamos tributo al senador a quien habremos de agradecerle la iniciativa.

Y ahí sí, en el Congreso de la Unión, que ni hablan de ahorros, ni de austeridad entre diputados y senadores. Y mal harían en mencionar esas palabras cuando se sabe que el Congreso recibe salarios tan altos que en Latinoamérica sólo son superados por sus homólogos de Brasil. Es decir, estamos en segundo lugar, en cuanto a los salarios de los legisladores según el tabulador de la legislatura que terminó su periodo el pasado agosto. Es probable, sin embargo, que esta legislatura quiera emparejarse con la brasileña, o también podría darse el caso que la quisiera superar. Y lo tendría más que merecido si De Medicis sigue proponiendo iniciativas como la que acaba de presentar… Hasta el sábado.