Siguenos en
    

Atril: Un rector solidario pero equivocado

Alejandro Vera Jiménez está al lado de los estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Solidarizarse con el reclamo de la comunidad universitaria por los asesinatos del catedrático Alejandro Chao Barona y su esposa Sara Rebolledo se lo impone el cargo de rector de nuestra máxima casa de estudios, pero sin que ello deba implicar un rompimiento con el Gobierno del  Estado. Anunciado anteayer no por el fiscal Rodrigo Dorantes, a quien corresponde la conducción de la investigación, sino por el comisionado de seguridad Alberto Capella, cuyas funciones son meramente preventivas, que casi se aclaró el doble homicidio en sólo 24 horas, a los trascendidos sobre las detenciones de dos personas Vera reaccionó escéptico. Declaró que la Universidad no aceptará “chivos expiatorios” y descartó el móvil del robo, pero olvidó que en situaciones de esta naturaleza el representante jurídico del alma mater puede ser el coadyuvante del Ministerio Público para verificar que las declaraciones de los detenidos acompañadas de evidencias científicas demuestren fehacientemente si son culpables o delincuentes fabricados. Sin embargo, al Rector no se le ocurrió actuar de otra manera ante los estudiantes y maestros determinados a realizar la marcha de protesta de ayer que no “desinfló” el anuncio de las aprehensiones de dos presuntos homicidas. Hicieron lo que debieron hacer por conciencia y nadie se los puede reprochar, persistente el enojo de la sociedad por el clima de inseguridad que, incluso habiendo descendido los números de algunos delitos, todavía no son percibidos así por la generalidad de la población. Lo cual es también natural, y la demanda social, que no se repitan más crímenes tanto de personalidades notables como de personas anónimas. De esto se trata… EN LA imaginación del escenario de la contienda por la alcaldía de Cuernavaca hay posibilidades y probabilidades. El antes partido Convergencia y luego Movimiento Ciudadano (MC) irá solo a las elecciones de 2015; no repetirá su alianza con el PRD en las elecciones de 2015, dijo ayer su dirigente nacional Dante Delgado Renauro, y esto coloca al secretario de Turismo del gobierno perredista estatal, Jaime Álvarez Cisneros, en la probabilidad de ser el candidato de MC. Por ley, Morena no podrá aliarse con partido alguno, de modo que contenderían Raúl Iragorri Montoya, en su último jalón, o un hombre o mujer a quien Andrés Manuel López Obrador le otorgue la candidatura porque sí tenga un capital político importante en la capital. Habida cuenta las decisiones políticas que antes de darse parecen imposibles, con el ex panista Sergio Estrada Cajigal especula la versión de que estaría siendo considerado por el PRI a partir de que su gestión como el alcalde 1997-2000 no dejó mal sabor de boca en la capital, aunque pésimo a nivel  estatal pues siendo después gobernador fueron acusados de nexos con el narcotráfico y encarcelados sus coordinadores de la Policía Ministerial, José Agustín Montiel López y Alberto Pliego Fuentes. En apariencia “los de siempre” del PRI se toman las cosas con calma. Anticipada la salida de Marisela Velázquez Sánchez en el arrancadero, obviamente apapachada por Marisela Sánchez Cortés y Guillermo del Valle, apechugada por Jorge Meade Ocaranza y Matías Nazario, el interés de Jorge Shiaffino no es el futuro de Cuernavaca ni la unidad imposible de los priistas sino el dinero del empleo de delegado y presidente estatal del tricolor… ME LEEN MAÑANA.