Siguenos en
    Redes Sociales

Atril: Miranda desaforado; Cuernavaca liquidada

La nota del diputado Alfonso Miranda Gallegos rumbo al  desafuero le puso una cortina mediática al refinanciamiento de Ayuntamiento de Cuernavaca, negado por diputados del PRD y el PAN. Después de todo, suena más fuerte la novedad de que un legislador pueda ser sometido a proceso penal que el tema trillado de que el gobierno de la capital esté quebrada, así se evidencie político el fondo del rechazo a la solicitud del refinanciamiento al alcalde priista Jorge Morales, urdido para desgastar al PRI rumbo a las elecciones de 2015 y abierta la pretensión del perredista Jorge Messeguer por la presidencia municipal de la capital. Pero aunque en política se vale todo y en materia de perversidades los priistas no son precisamente hermanitas de la caridad, votando los legisladores perredistas y panistas en contra de que el Ayuntamiento obtuviera recursos frescos por 755 millones de pesos, ¿a quién perjudicaron, al PRI como partido o la gente de Cuernavaca sin militancias partidistas? Eso estaría por verse, sobreviviendo como lo ha venido haciendo la administración citadina con ingresos propios, comprometidas las participaciones federales para el pago de deudas heredadas al igual que la gran mayoría de las comunas del interior del estado. Como también está en suspenso cuántas de las diez peticiones de refinanciamientos o endeudamientos avalarán los diputados mañana martes antes de irse de vacaciones por el receso se sesiones, ninguna o varias, negadas o autorizadas parejo como sucedió el miércoles, una al PRD de Jiutepec y otra al PRI de Cuernavaca a poco de que la amenaza de bomba que por “oportuna” nadie creyó cancelara la sesión. Y bueno, si entre la Fiscalía General del Estado y diputados que hacen mayoría hay un acuerdo, el diputado Alfonso Miranda Gallegos no se salvará del desafuero; se lo han cuadrado. Solicitado el juicio de procedencia por el fiscal Rodrigo Dorantes, refiere ultrajes a la autoridad, amenazas y más delitos que cometió en su carácter de servidor público en agravio de los policías de investigación criminal adscritos a la Fiscalía de la Zona Surponiente a quienes el 3 de junio impidió que detuvieran al conductor de un camión tipo torton cuyo número de serie estaba remarcado. Pese a que  el diputado petista por el IX distrito Amacuzac-Puente de Ixtla ha trascendido como “un estuche de monerías”, señalado por el propio fiscal como un acusado así relacionado en otras carpetas de investigación que no han prosperado porque las presuntas víctimas se han negado a declarar,  de cualquier manera está en la inminencia del desafuero por el caso que indica la petición presentada el viernes pasado. En una historia que apenas comienza y que será tema en las semanas por venir, esperadas la reacción del diputado exhibido ya formalmente como presunto delincuente y las posiciones individuales o grupales de diputados cuya mayoría decidirá el sí o el no a la procedencia del juicio de desafuero, la carrera política del también ex alcalde de Amacuzac ha terminado. En el contexto de la violencia del crimen organizado que golpeó a la región sur del estado su sucesor, Noé Reynosa Nava, lo acusó de haberlo amenazado de muerte. Mencionado desde hace meses en medios locales y nacionales, Miranda la ha pasado en medio del escándalo. La revista “Proceso” publicó el 25 de enero pasado: “Con el argumento de que el alcalde Noé Reynoso Nava no impulsa la obra pública en Amacuzac, un grupo de personas encabezadas por el diputado petista Alfonso Miranda Gallegos iniciaron un movimiento para pedir su destitución, que incluyó la toma de oficinas del ayuntamiento y bloqueos. Detrás de esa andanada se encuentra Santiago Mazari Miranda, ‘El Carrete’, líder de la banda de Los Rojos que controla el trasiego de droga en el sur de Morelos. Más todavía: de acuerdo con un documento obtenido por Proceso, Miranda es tío de ‘El Carrete’…”. Y el 1 de  mayo la misma publicación cosignó: “La violencia envolvió de nuevo al estado de Morelos tras el hallazgo del cuerpo decapitado de un individuo identificado con el nombre de Exiquio, quien trabajaba como asesor legal del diputado del PT, Alfonso Miranda Gallegos. La cabeza del abogado fue encontrada encima de la cajuela de un vehículo y junto a ella los presuntos asesinos dejaron un mensaje con amenazas dirigidas al legislador local y a su sobrino, Santiago Mazari Hernández, ‘El Carrete’…”. Entonces Miranda negó que el litigante decapitado trabajara para él…         ME LEEN MAÑANA.