Siguenos en
    Redes Sociales

Atril: Mazacote electoral

En las elecciones intermedias de 2015 contendrán las mismas siete organizaciones políticas que en las de 2012: Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Partido del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano (originalmente Convergencia por la Democracia) y Nueva Alianza (PANAL). Y tres nuevas: El Movimiento Regeneración Nacional (Morena), bajo el liderazgo moral de Andrés Manuel López Obrador; el Partido Encuentro Social (PES), encabezado por Hugo Éric Flores Cervantes, y el Partido Humanista (PH), con dirigencia tripartita integrada por Javier López Macías, Ricardo Pinacho Ruiz e  Ignacio Irys Salomón. Presentes estos dos últimos el domingo en Cuernavaca, vinieron a anunciar la participación del PH en la jornada comicial del primero domingo de junio del año próximo cuando en Morelos habrá elecciones de diputados locales y federales así como de presidentes municipales. Siete partidos tradicionales, pues, más tres nuevos que en agosto accederán a las prerrogativas de ley y en conjunto un montón de acrónimos para la confusión del elector cuya gran mayoría considera iguales a todas las organizaciones políticas. Particularmente en Morelos la lucha electoral se centrará en la alcaldía de Cuernavaca que de 1997 a 2009 tuvo el PAN y en las dos últimas elecciones ganó el PRI, colocándose en el papel de oposición frente al PRD que por primera vez en la historia de Morelos tiene la gubernatura. La importancia de la presidencia municipal de la capital de 2015 radica en que se le considera la antesala de la gubernatura de 2018, y por eso entre muchas otras cosas, la precandidatura del secretario del Gobierno de la Nueva Visión, Jorge Messeguer Guillén a la alcaldía de Cuernavaca que unos juzgan anticipada y por  lo mismo riesgosa en términos del golpeteo de otros aspirantes del propio PRD y de partidos ajenos, o una “finta” para “despistar al enemigo” porque eventualmente el candidato perredista resulte otra persona. Mientras tanto nadie discute que Messeguer tiene derecho de aspirar a ser el relevo del priista Jorge Morales, pero lo que si se discute incluso al interior del gabinete de Graco Ramírez es que haga campaña usando el cargo de secretario de gobierno, como hizo el domingo que repartió libros a alumnos de la escuela primaria José María Morelos y Pavón de Cuernavaca. Pero Messeguer no es el único. Diputada federal y vicepresidenta de la mesa directiva del recinto de San Lázaro, Marisela Velázquez Sánchez ha sido la primera que arrancó ante los expectantes Jorge Meade Ocaranza, Matías Nazario Morales y demás pretendientes a la nominación priista. Abiertas ya las hostilidades adentro y afuera de los partidos, es apenas el comienzo. En los meses por venir los electores verán un escenario de renuncias de funcionarios, de aspirantes a alcaldes y diputados que se irán de una organización política a otra, de alianzas partidistas en medio de un mazacote cíclico pero no por ello irrelevante para el futuro de Morelos…EN TANTO, lo de hoy. Esta semana el estado seguirá pasado por agua; continuará lloviendo fuerte. Es lo natural en esta época del año. De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional las últimas precipitaciones se debieron a la baja presión en las costas del vecino Guerrero que advierte 50% de potencial de un ciclón. Reportadas aquí por la Comisión Estatal del Agua afectaciones en el estadio de Xochitepec porque el río Apatlaco superó su escala crítica, el agua también cayó a raudales en la zona noroeste de Morelos y asimismo provocó daños en Cuernavaca, Jiutepec, Temixco y Emiliano Zapata y otros puntos del estado. Consecuencias de fenómenos naturales y, sostienen  los expertos, del calentamiento global que recuerdan el Cuernavaca de no hace mucho tiempo. Digamos los ochenta, cuando mayormente llovía de noche, amanecía soleado y rara vez llovía de día. Los cuernavacences nos sabíamos “el numerito”. Por ahí de las nueve nocturnas nos retirábamos a casa, en coche los que teníamos y en ruta o taxi los que no, apurados porque el servicio colectivo de transporte paraba a las diez. La gente se encerraba, cenaba, si no se iba la señal veía un rato la televisión y a dormir. Llovía hasta la madrugada o un poco más, y ni una gota a la mañana siguiente. Por eso y otras cosas largas de contar disfrutábamos la Ciudad de la Eterna Primavera que se fue para no volver. Lástima… ME LEEN MAÑANA