Siguenos en
    

Atril: Los puntos negros de Morena

Perfilado a la tercera fuerza electoral de 2015, el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) está siendo visto como un manjar igual por los aspirantes a cargos de elección popular que militan en él como los que no. Casos de Raúl Iragorri Montoya y el rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, mencionados como presuntos candidatos de Morena a la alcaldía de Cuernavaca pero desde ahora centrada la discusión adentro y afuera de la nueva organización electoral sobre cuál de los dos sería el mejor candidato, si Iragorri, que ha andado de partido en partido, o Vera, con el capital político de la comunidad universitaria. Y Jiutepec, donde la especie de que el panista Demetrio Román Isidoro busca la postulación del propio partido cuyo líder moral es  Andrés Manuel López Obrador  al mismo tiempo insinúa una crónica anticipada de miembros de otras organizaciones electorales que pretenderán pasarse a Morena para intentar ser candidatos a presidentes municipales, diputados locales  y federales. Es la contundencia de los números lo que hace atractivo Morena a propios y extraños: según las cifras reportadas por el Instituto Nacional Electoral Morena, tiene 476 mil afiliados, más que el PAN (388 mil 980) pero menos que el PRI (tres millones 54) y el PRD (dos millones 454 mil 492). La mayor fuerza de Morena se concentra en la Ciudad de México, con 53 mil 893 simpatizantes, seguido del estado de México (53 mil 410), por ser la entidad más poblada del país, y significativamente poderoso en estados con menor población como Tabasco, Oaxaca, Guerrero y Veracruz, con un conjunto de 133 mil 197 afiliados. Las cifras destacan que Morena tiene presencia en todos los estados, incluidos algunos que fueron o son gobernados por el PAN y el PRI como Guanajuato (11 mil 750 militantes) e Hidalgo (9 mil 519). La entidad donde la organización electoral comandada por López Obrador tiene menor presencia es  Aguascalientes (3 mil 438 militantes), pero en 22 estados más cuenta con hasta 8 mil adheridos en cada entidad. Ya en la época del pre registro ante el extinto IFE, Morena había realizado más de 20 asambleas estatales y una nacional, y entregado un padrón de militantes superior a 219 mil 208 ciudadanos que representó el 0.26% del padrón electoral, lo cual no acreditó el PAN en el segundo semestre de 2012 cuando reportó 205 mil 033 miembros activos, catorce mil menos que los 219 mil 608 equivalentes al mínimo del 0.26 por ciento del padrón nacional. Particularmente en Morelos, donde López Obrador ganó las elecciones presidenciales de 2006 y 2012, el 10 de noviembre de 2013 contabilizó a 11 mil 169 como miembros efectivos de Morena. Lo que AMLO dijo entonces ya tenía que ver con los políticos que estarían renunciando al PRI, al PAN, al  PRD o cualesquiera de los “partidos chiquitos” para pasarse a Morena. ‘‘Quien piense que Morena va a ser un trampolín, se está equivocando”. En Morena, agregó, no caben dirigentes que pierdan el piso o políticos que ‘‘llegan a un cargo y cambian la manera de hablar, la forma de vestir, de caminar, se pavonean, se sienten muy importantes. ¡Ridículos (que) son!”. Demetrio Román fue diputado local y federal así como alcalde de Jiutepec, todo por el PAN, y siempre cercano al grupo de la Sagrada Familia del neopanismo morelense, secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas en la pasada administración que encabezó Marco Adame. Tanto al interior como al exterior de Morena la imagen de Raúl Iragorri es la del acróbata político que se ha columpiado entre un partido y otro según sus conveniencias Por una ocasión fue diputado local en los tiempos del viejo PRI, otra por el PRD y una más por el Partido Verde, todo ello años después de que, postulado por el sol azteca, en 1997 fue candidato del PRD a diputado local y perdió ante el abanderado priista, Alfonso Sandoval Camuñas. También citado en medios políticos como otro de quienes pretenden la candidatura de Morena al gobierno de Cuernavaca, el actual diputado federal Francisco Coronato Rodríguez estaría defeccionando del PRD. Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos a modo del régimen panista, Coronato carga el sambenito de haber sido cesado del cargo de procurador de justicia el 15 de mayo de 2009, el mismo día que policías federales detuvieron a los entonces secretarios de Seguridad Pública del estado y de Cuernavaca, Luis Ángel Cabeza de Vaca y Francisco Sánchez,  acusados de proteger al narcotráfico… ME LEEN MAÑANA.