Diario de Morelos
    Siguenos en
    Redes Sociales

ATRIL: Ecocidio minero

La empresa mexicana-canadiense Esperanza Silver de México, S. A., se llevará el oro de Morelos a cambio de espejitos. ¿Por qué la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales no debe autorizar la extracción de oro y plata de Temixco y Miacatlán? Para el oro usará cianuro de sodio, y mercurio para la plata. La exposición a niveles altos de cianuro por un período breve puede causar daño al cerebro y al corazón, e incluso producir la muerte. Los trabajadores que respiren niveles bajos de cianuro durante varios años sufrirán dificultad para respirar, dolores del pecho, vómitos, alteraciones en la sangre, jaquecas y dilatación de la glándula tiroides. Los vapores de mercurio metálico son más nocivos, pues una mayor cantidad de esta substancia llega al cerebro. La contaminación correrá hacia los ríos de abajo y las lagunas del Rodeo y Coatetelco. Según informes de la minera, sólo en el Cerro del Jumil planea perforar entre tres y cinco pozos de 200 metros de profundidad, cuyo consumo promedio rondará los l72 mil litros por hora de agua, dejando a numerosas comunidades sin aguas superficiales y subterráneas. La producción minera de oro en El Jumil generará de 60 a 300 empleos y 478 mil pesos al gobierno federal por derechos de explotación minera, pero la contaminación devastará 15 hectáreas y gastará el agua de ríos y pozos de pueblos que carecen de este elemento a veces hasta para sembrar. Apretada, esta es una síntesis de la ponencia científica de Alpuyeca, Miacatlán y Xochicalco para la reunión pública de información sobre el proyecto denominando “Mina Esperanza, Tetlama, Morelos”. Sentada en el documento la protesta de que el Estado Mexicano está violando el artículo 6º del Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), pues no ha consultado a los pueblos el proyecto y la reunión informativa sólo fue una simulación de apego al ordenamiento citado, son numerosas las organizaciones que por más y las razones expuestas rechazan la autorización de la o las minas, entre otras, el Consejo de Pueblos de Morelos en Defensa del Agua, la Tierra y el Aire, la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, la Federación de Asociaciones de Colonos del Estado de Morelos, la Corriente Crítica de Trabajadores de la Cultura de Morelos, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, el Frente Amplio Opositor a Minera San Xavier y la comunidad potosina de Cerro de San Pedro. Pero además de los asesinatos humanos y ambientales, la apertura de la mina en el Cerro del Jumil impactaría la zona arqueológica de Xochicalco. Silvia Garza, arqueóloga del Centro INAH-Morelos, aseguró que si se autoriza la explotación de la mina acabaría con Xochicalco (declarado patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO desde 1999), porque las múltiples explosiones que se utilizarían para la extracción del oro y la plata terminarían destruyendo, primero, las cuevas y el observatorio, y derruiría en poco tiempo por lo menos un juego de pelota y otro más que se sospecha existe ahí mismo, así como la muralla que funcionaba como un fortín para defender a la ciudad de Xochicalco ante pueblos invasores. Graco Ramírez ha dicho no a los espejitos; falta lo que decida Enrique Peña… ME LEEN MAÑANA.

jmperezduran@hotmail.com
perez.duran@diariodemorelos.com