Siguenos en
    Redes Sociales

Atril: Diputados perpetuos y “bullying” a Morales

Propuestas por ellos mismos, de serles aprobadas las reformas constitucionales los diputados podrán ser reelectos dos veces para una gestión de hasta nueve años durante los cuales cada uno se estará embolsando 10 millones 800 mil pesos a razón de mínimo 100 mil mensuales. ¡Qué “bonitos”! Les cerrarían el paso a legisladores debutantes, escamoteados tácitamente los derechos políticos a quienes aspiren al cargo de diputado. Peor aún: a la sociedad le negarían el derecho de votar por nuevos diputados, pues los actuales serían “electos” por los partidos políticos. Planteadas el miércoles, así vienen las reformas que pasarán por los presidentes municipales que, beneficiados por la reelección aunque sea por una sola ocasión para un período sexenal, encantados de la vida las avalarán. Sugerida la perpetuidad para legisladores y ediles, los diputados se agarraron del pretexto de “homologar” la legislatura local con las reformas federales en materia electoral. Pero en los casos de que sus partidos les nieguen la reelección, pues renuncian y la buscan declarándose “candidatos independientes”. ¡Viva la “democracia”! Ya entrados en gastos, no tendrían sentido las elecciones de 2015. Que las locales únicamente se realicen en los municipios y los distritos donde alcaldes y diputados no hayan sido reelectos. ¡Acabáramos!.. SI reputada como improductiva la anterior Legislatura morelense pasó sin pena ni gloria, con las excepciones de la regla algunos de los diputados en funciones lo mismo “se distinguen” por polémicos (caso del petista Alfonso Miranda Gallegos) que por corrientes y ventajosos. En la circunstancia política del Gobierno Estatal del PRD y el  alcalde capitalino del PRI que los perredistas han convertido en el deporte de péguenle al negro, Jorge Morales es víctima de “bullying”. Le dan “pamba”, lo zarandean y no hay priista que lo defienda. La invitación a la reunión del lunes con la Comisión de Hacienda y de la Junta Política y de Gobierno del Congreso cuando los “señores legisladores” cancelaron el pago de los contribuyentes por el llamado DAP (Derecho de Alumbrado Público chueco por casi inexistente) que ellos aprobaron en la Ley de Ingresos 2014, fue para la emboscada que le tendieron los diputados solaztequistas Juan Ángel Flores Bustamante, Lucía Meza y Teresa Domínguez. Negado por esta última el matriarcado político que supuesta o realmente ejerce sobre Gabriel Rivas cuyas huestes fueron citadas oportunamente, Rivas secuestró no a la sede del Congreso, sino al presidente municipal que de haberlos encarado se habría expuesto a la agresión física. Nadie lo advirtió en estos términos, pero las cosas deben decirse como son. Morales tuvo que ser “evacuado” por la escalera de escape que sale a No Reelección, el priista Isaac Pimentel Rivas y el panista Javier Bolaños reprocharon a los autores intelectuales de la celada la falta elemental de cortesía que prohíbe atacar a quien es invitado a casa, pero al final los emboscadores se salieron con la suya y a colaborador alguno del negro se le ocurrió publicar cómo sucedieron los hechos. Acobardados por prudencia propia u orden del jefe y porque éste no se defiende, por eso le pegan un día sí y otro también… CUANDO once años atrás la repulsa social le cayó a la entonces jueza Guillermina Jiménez Serafín por haber absuelto del delito de homicidio al joven Juan José Pedro Sarquís (junior del zar de los estacionamientos defeños), nadie la imaginó elevada al puesto de representante del Ejecutivo ante el Consejo de la Judicatura. Confirmada por los magistrados Virginia Popoca González, Ramón García Jácome y Ezequiel Honorato Valdez la absolución de aquel asesinato del que testigos presenciales imputaron directamente al junior, sobre la jueza y los magistrados cayó la sospecha de un soborno multimillonario. La historia tantas veces contada y por tantos conocida trascendió de las declaraciones de los amigos de Sarquis: La noche de muertos de noviembre de 2002 en la casa 42 de la privada Luxemburgo del fraccionamiento Burgos el junior le quitó la pistola a su escolta y le pegó un tiro a Braulio Paredes Núñez que le entró por el tórax y le salió por la espalda. Llevado el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la familia de la víctima, ya está lista o próxima una sentencia que involucraría a la hoy ex jueza Serafín. Mientras tanto, abogados litigantes reavivan el viejo comentario de la compra de un “hotelito”… ME LEEN EL DOMINGO