Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Atril: Bolaños y la Sagrada Familia

Permutada Lucía Meza de la coordinación de la bancada perredista a la presidencia de la Mesa Directiva del Congreso Estatal y encargados de la conducción del propio grupo parlamentario Teresa Domínguez Rivera y Arturo Flores, lo que sigue, antes de que el próximo martes concluya el actual período de sesiones, es el nombramiento del presidente de la Junta Política y de Gobierno (JPG). Reconocido por el también solaztequista Juan Ángel Flores Bustamante que de acuerdo al artículo 46 de la Ley Orgánica del Congreso Estatal esta posición le corresponde a Javier Bolaños Aguilar por su carácter de coordinador de los diputados panistas, sin embargo no se trata de un hecho consumado. Bastaría con  que, a través de la dirigente del PAN estatal, la Sagrada Familia (SF) le quitara a Bolaños la coordinación del mismo grupo parlamentario para sacarlo de “la jugada” y pusiera en su lugar a otro u otra, digamos Érika Cortés Martínez. Esto porque Bolaños no es de la SF y por las maneras como la propia cofradía política-religiosa se ha conducido, repartiendo a los suyos cargos de gobierno o puestos de importancia política como puede ser ahora el caso. El tema también se relaciona con la candidatura de Acción Nacional para la alcaldía de Cuernavaca que Bolaños lleva construyendo hace ya más de un año pero que la SF se la podría arrebatar para dársela, por ejemplo, a Luis Miguel Ramírez o a cualquier otra u otra del mismo grupo del cual es miembro prominente el ex gobernador Marco Adame que, cercano además al presidente nacional panista, Gustavo Madero, tendrá una opinión de peso en la asignación de las candidaturas de Acción Nacional. Lógico, ¿no?.. ANTE la posibilidad de que campesinos de la región oriente lo impidieran, la presencia intimidatoria de elementos del Ejército Mexicano permitió el inicio de los trabajos de la construcción del segundo tramo de Morelos de la Autopista Siglo XXI, anteayer en el entronque Tepalcingo-Atotonilco. Como sucede en casi todas las obras carreteras, el  problema es el paso de vía en tierras pagadas a precios muy bajos que en el caso de Morelos se perfiló en mayo pasado. El tramo Jantetelco-Xicatlacotla será el último jalón de la Siglo XXI cuya construcción empezó veinte años atrás. Anunciado en marzo el arranque de la obra que costará 900 millones de pesos y comprenderá 62 kilómetros de tierra, agricultores de Tlaltizapán, Tlaquiltenango y Jojutla rechazan el precio de 40 pesos por metro cuadrado que pretende pagarles la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Aunque incipiente, el movimiento que encabezan la  Confederación Nacional Campesina y la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar puede crecer con la incorporación de ejidatarios y comuneros de las demás comunidades por donde pasará la Siglo XXI. En este sentido han sido recurrentes los conflictos de campesinos opuestos a obras que afecten sus parcelas, y también ocasión para que instancias políticas sean metidas en el tema. En vano solicitada al Congreso dl Estado una mesa de diálogo con representantes de los gobiernos federal y estatal y los productores agrícolas lidereados por los dirigentes de ambas organizaciones, Félix Rodríguez Sosa y Aristeo Rodríguez Barrera, la segunda semana de mayo se hicieron acompañar de los comisariados de todos los ejidos de los tres municipios cañeros. Dijeron: porque sus tierras no son cerriles sino de riego y alta productividad, cuarenta pesos por metro se les hace una bicoca, así que además presionaron con la alternativa de hacerse socios de la empresa a la cual le sea concesionado el dicho tramo y les comparta el 20 por ciento de las utilidades. Todo esto por el derecho de vía y que las estimaciones del valor de los terrenos que realiza el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) están por debajo del mercado. Tan bajos que, construida la mayoría de las obras en extensiones agrícolas, de agostadero o ganaderas, los valores de mercado varían desde un peso hasta un máximo de 20 pesos por hectárea. Por eso los problemas con los dueños de la tierra de propiedad privada y los posesionarios de superficies ejidales y/o comunales. Y por lo mismo que el ex presidente municipal de Tlaquiltenango, Rigoberto Vázquez, sea el interlocutor del Gobierno del Estado con las comunidades campesinas por donde pasará la autopista en vez del dirigente cañero Rodríguez Sosa. Pero esta historia apenas comienza; será escrita en los meses por venir… ME LEEN MAÑANA.