Siguenos en
    

Atril: Amacuzac, un polvorín

El Mando Único se tardó en posesionarse de Amacuzac. Alicia Vázquez Luna no quiso o no la dejaron que policías de la Secretaría de Seguridad Pública hiciera a un lado a los municipales, su sucesor, Jesús Alberto Capella Ibarra, sí pudo o sí lo dejaron, pero al final la decisión fue demorada. Hace meses que Amacuzac es un foco rojo al que nadie se ha ocupado en apagar. Localizado en la frontera con Guerrero, puerta de entrada de gente buena pero también mala, al pueblo ribereño del río del mismo nombre lo contaminaron cosas de la política y del crimen organizado. En este sentido las acusaciones del alcalde Noé Reynoso Nava a su antecesor y actual diputado por el PT, Alfonso Miranda Gallegos, no son menores, son gravísimas. Delante de Capella y el procurador de justicia Rodrigo Dorantes, afirmó: día antes del asesinato del jefe de la Policía Municipal, mayor Justo Buenaventura Jaimes, éste peleó con Miranda; intercambiaron “cachetadas”. Noé acuso a Miranda de haber sido el autor intelectual del secuestro de su señor padre, ocurrido algunos meses atrás; de estar atrás de las amenazas de muerte que le hacen por teléfono, y al propio diputado y “a su sobrino” de lo que les pueda pasar a él y su familia. Todo esto en presencia de los reporteros que cubrieron la rueda de prensa para el anuncio de que la Policía Estatal se hizo cargo de la seguridad de Amacuzac y quedaron en suspenso los elementos policiacos de la localidad. Dijeron las notas: porque existe la presunción de que los policías de dicha demarcación han cometido actos de corrupción y estarían relacionados con delitos de alto impacto… RAFAEL Cepeda Aguilar no tuvo que caminar hasta la Ciudad de México. En la primera “hora pico” de la mañana él y sus seguidores habían iniciado la marcha. Unos trescientos, calcularon  los medios, captadas las imágenes de playeras rojas y cartulinas de protesta en el despunte de la autopista. Y el bloqueo al tránsito vehicular de norte al sur, varados miles de automovilistas en el libramiento que no sabían lo que estaba pasando, sólo que era víctimas de causas que no les concernían. Otra vez. Al mediodía se hallaban en la desviación a Tepoztlán, y a las seis llegaron a Tres Marías. Las quesadillas de hongos y flor de calabaza mitigaron el hambre. En el medio las voces: “¿Seguimos o regresamos?”. Y la decisión: “Descansamos y luego seguimos”. Pero no hubo necesidad, esperados ya por un enviado del secretario de organización del CEN del PRI, José Encarnación Alfaro, que les dijo: “Platiquemos, vamos a México”. Unos regresaron pero Cepeda y sus más cercanos continuaron, ya no caminando, sino en coches. La reunión estaba lista: Alfaro, Cepeda… y el delegado Jorge Schiaffino Izunza. Ciento veinte minutos de reclamos y llamados a la “cordura”, zarandeado Jorge por Rafael tantas veces como vinieron al caso, negadas por éste cosas que dijo en presencia de muchos, paciente Alfaro con tal de llegar al acuerdo que quedó solamente en propuesta: el miércoles próximo que venga a Cuernavaca para presentar a René Juárez como el coordinador regional del CEN del PRI en Morelos y tres estados más, o sea, el jefe de Schiaffino, volverá a conversar con Cepeda… quien se mantuvo en sus trece: presidente del Comité Municipal del PRI por elección, no por “dedazo” de Schiaffino.  Y en las calles de Cuernavaca el eco de las mentadas de madre en el bloqueo monumental del martes por un pleito entre priistas… ME LEEN MAÑANA.