Siguenos en
    Redes Sociales

Asalta el monopolio de Nextel

¿Qué podremos hacer los ciudadanos que, con las facilidades que nos da la vida moderna, nos hemos acostumbrado a los teléfonos celulares y muy especialmente al servicio de radio que proporciona Nextel de manera monopólica en el país?
La mayoría de los funcionarios públicos, con los que uno tiene que trabajar, tienen como prerrogativa un teléfono con radio ilimitado para su servicio, lo que hace que muchos de los que “vivimos en el error”, fuera de la nómina, tengamos que contratar el servicio de la famosa compañía.
Nextel se caracteriza por dar uno de los peores servicios a sus clientes y sus abusos son impresionantes, ya que el diseño de sus planes constituye casi un asalto a mano armada.
Con el pretexto de que te dan un plan tarifario por una cantidad determinada, te cobran tanto las llamadas de entrada como las de salida a un precio de 3.50 el minuto, lo que es un verdadero atentado en despoblado; además, para darte un equipo te lo venden caro y con un plazo forzoso de 18 meses, al que reagregan todos los planes que se les ocurren y, cuando te das cuenta de esto y quieres cancelar, te obligan a pagar una cantidad por cada cancelación.
Te dan un equipo chafa normalmente, que antes de los 18 meses ya no sirve, y así te obligan a recontratar por otro año y medio.
Si el teléfono se te echa a perder, te cobran por reparación y la mayoría de las veces te dicen que ya no sirve, obligándote a comprar otro nuevo; porque, aunque ellos te hayan vendido el aparato, no se hacen responsables de que no sirva y te obligan a volver a pagar un equipo a un costo mayor que el del mercado.
Señalan que son políticas de la empresa y, si te descuidas, te ponen todos los cargos que no te imaginas; además, ellos pueden interrumpir el servicio a la hora que quieren, pero si tú no pagas al día y a la hora fijados te cortan de inmediato el servicio.
Muchas veces, por comodidad, uno da el número de una tarjeta de crédito para que hagan el cargo mensual y así olvidarse de tener que ir a hacer el pago y ahorrarse así las colas que en la central y sus sucursales son normalmente lentas y mal atendidas. Craso error, pues si te descuidas el monopolio delincuencial te carga todo lo que puede y después te dice, a manera de obligación, que sólo pudo haberlo agregado a través de tu master pin, el cual normalmente el ciudadano no se sabe de memoria, pero que la compañía sí conoce perfectamente.
Lo que es inentendible es que, si así roban al ciudadano, imagínese nada más cómo robarán a los gobiernos que pagan miles de teléfonos y donde la supervisión del uso de los mismos es nula.
Pero es peor aún, porque el gobierno permite un monopolio y no hace como con en el caso de los teléfonos celulares, que varias compañías se pelean la clientela a pesar de todos los grandes errores que tienen en la actualidad, pero que al menos se puede decir que hay cierta competencia.
¿Quién será el valiente de nuestras autoridades que ponga en orden a estas compañías? Somos el país que paga más por minuto en telefonía celular y de radio; ¿por qué tenemos que hacer ricos a unos concesionarios que, a base seguramente de mordidas, nos esquilman con total impunidad a todos los mexicanos? De eso estamos hartos y tenemos que tomar medidas los ciudadanos. ¿No cree usted?
Al parecer sí se firmó el Mando Único de Policía para todos los municipios del estado. Algunos no le entraron como debían, pero la neta es que ahora sí el gobierno, y en específico la Secretaría de Seguridad Pública, será responsable de nuestra seguridad; al menos ya tendremos a quién  echarle la culpa de manera directa. ¿No cree usted?

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin