Siguenos en
    

Alberto Ríos Cano

Presidente durante once años del Colegio de Cirujanos Dentistas de Morelos. En 1956, Alberto Ríos Cano y su esposa, Elvia Yáñez, fueron los primeros médicos dentistas en trabajar para el recién inaugurado Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el cual llegó a ocupar el puesto de Subdirector, cuando el doctor Ventura Neri era el Director General. En 1945, cuando entró a ser conscripto, le tocó “bola blanca” y se pasó un año internado en el Campo Militar #1
Nació en Pachuca, Hgo., el 11 de julio de 1926. Su padre, del siglo XIX, fue el profesor Bernardo L. Ríos, inspector de escuelas y a los 14 años de edad fue director de una de ellas.
Alberto se recibió en 1951 como Cirujano Dentista. Conoció a Elvia Yáñez en la Facultad de Odontología de la UNAM. Se casaron en 1955 y escogieron vivir en Cuernavaca, de donde era la hermosa Elvia. Tuvieron dos hijos: Alberto, el que ahora también es Cirujano Dentista, y Elvia, quien es Ingeniera en Electrónica y vive en San Antonio, Texas. La esposa de su hijo Alberto, Claudia Eugenia Félix, resultó una excelente dentista que se ha hecho de un prestigio por sus magníficos trabajos de odontología.
Conoció al doctor Carlos Porter, quien le dio trabajo y el primer día se ganó 60 pesos. Dice que el Doctor Porter fue para él un ser formidable, a quien nunca olvidará. También estuvo trabajando con los dentistas Manuel Lavín y Carlos Hoyos.
Al llegar a Cuernavaca se instaló en el consultorio de su esposa, Elvia, trayendo todo su equipo y su sillón al cubículo contiguo a la oficina en la calle Rayón de esta ciudad. A los tres años, compraron junto a su amigo, el licenciado Javier García López, un terreno en el que construyeron un edificio en la calle Lerdo de Tejada. Finalmente se cambiaron al bulevar Benito Juárez número 90, donde aún tienen su consultorio.
En 1956, al ser inaugurada la clínica del seguro Social (IMSS) por el licenciado Fausto Galván Campos, en representación del señor Gobernador Emilio Riva Palacio, Alberto y Elvia fueron invitados a trabajar al Departamento de Odontología cuatro horas diarias, siendo el doctor Galván Campos el director general del hospital. A los cuatro años de trabajar en el Seguro Social, el doctor Ángel Ventura Neri entró como director y nombró a Alberto subdirector de la Clínica 20. Recibió el premio especial por haber dado 102 horas hábiles de consulta en el Seguro.
Cuatro años más tarde, Alberto renunció al IMMS por la llegada a la Presidencia de la República del licenciado Gustavo Días Ordáz.
 
El Cirujano Dentista Alberto Ríos Cano recibió la presea CUM LAUDE, en el World Trade Center, la cual es la de más alto honor. En 1977 le fue entregada su Toga y Birrete, al pertenecer al International College of Dentist.
 
El ingeniero y gran calculista León Andreyewsky le construyó el único edificio que había sido edificado especialmente para funcionar como clínica en el bulevar Benito Juárez número 90. Gozan de un gran prestigio como dentistas y seres humanos, atendiendo a todo tipo de clientela nacional e internacional, entre los que se encontraban: Bárbara Hutton, quien se volvió gran amiga de Elvia, su esposa. También el Sha de Irán, Reza Pavlevi, el General Juan Andrew Almazán, Kirk Douglas, la Reina Savoya y, por supuesto, del grueso de la comunidad cuernavacense.
Los esposos Ríos Cano fueron invitados a la boda de la señora Barbara Hutton, quien era la dueña de todos las tiendas Woolworth establecidas por el mundo, quien contraía nupcias con el Príncipe Jean Passat. Durante la fiesta, Alberto comenzó a probar las bebidas que ofrecían los meseros y alegremente escogió una de las botellas de la más fina champaña, misma que le dejaron en la mesa. Ni él ni Elvia se acuerdan de alguna otra noche en que Alberto hubiera estado tan borracho como esa noche.
Alberto Ríos Cano ha sido un bohemio de corazón. Nos recuerda sus reuniones con los amigos, donde no faltaban los recitadores y los cantantes, acompañados con una copita de licor. A sus casi 86 años sigue felizmente casado, visita la clínica de vez en cuando y se une a comer y a desayunar con distintos grupos de colegas de Cuernavaca.
 
rafaelbenabib@hotmail.com