Siguenos en
    Redes Sociales

¿Qué hacer con la vialidad?

Si algún problema tenemos los cuernavacenses es la vialidad. Cada día es más difícil en la ciudad capital, ya es verdaderamente imposible el circular fluidamente por la misma.
La verdad es que no existe autoridad que se preocupe por alivianar ese tráfico del cual todos y cada uno de nosotros sufrimos diariamente. Ellos no lo sienten porque va manejando el chofer, por lo que se percatan mucho menos del sufrimiento que tenemos los conductores en la ciudad.
Una de las preguntas que hay que hacerse es: ¿por qué tenemos que ser una ciudad con un pésimo transporte? Hay quienes lo han querido arreglar, los jefes de tránsito cambian la circulación de algunas vías, pero la verdad es que ya es imposible circular en una ciudad que fue construida entre barrancas para carretas. El mismo Lauro Ortega trató de componer la circulación acabando con los camiones y poniendo sólo rutas de combi que, en ese momento, estaban de moda. Esto fue degenerando, y el avorazamiento de los permisionarios se hizo ver de inmediato, que sin decir nada fueron cambiando poco a poco las combis, por los destartalados camiones que circulan en nuestra ciudad, taponeando todas las arterias de la misma.
¿Por qué no hacer un eficaz transporte? No lo entiendo, todos sabemos que Cuernavaca se encuentra con una tierra tepetatosa, pero eso no quiere decir que siendo tan famosa no pueda tener un transporte colectivo decente.

Porque si no hay dinero, pues todos se lo roban y siguen en la impunidad total; así que hay que buscar inversionistas especializados en transporte que, como harán en Yucatán y Quintana Roo, construirán un monorriel que unirá Cancún con Chichén, Mérida y Progreso, y un ramal de Cancún a Playa del Carmen; la verdad es que no tenemos quien tenga la capacidad de pensar en grande, pero imagínese cómo mejoraría la circulación si tuviéramos un monorriel de la UAEM al Aeropuerto y con dos conexiones: una a Tepoztlán y otra a Yautepec.

¿Se imagina? Sería maravilloso; podríamos aprovechar más el tiempo y usaríamos el transporte público para ir y venir, evitándonos la molestia del carro.
Se imagina la cantidad de tiempo que reduciría el transporte de los estudiantes de la UAEM, y desde luego este acabaría con el pulpo camionero, quien se debilitaría y, para no tronar, tendría que ofrecer el servicio que nos merecemos, porque lo que ahora ofrecen no es servicio, es un aventón al que te subes por necesidad aunque te tratan mal.
Por eso no entiendo, decía uno de mis maestros que hay que pensar en grande, el que lo haga pasaría a la historia como el constructor de la nueva Cuernavaca, ya que sería un transporte rápido, eficaz, limpio, ecológico, poniendo a Cuernavaca  como una de las grandes capitales del mundo.
En fin, soñar no cuesta nada, pero díganme: ¿Cómo van a solucionar el transporte con los elementos que tienen? ¿Con los maravillosos camiones viejos y destartalados? ¿O con un metro bus que será para que como sardinas viajen nuestros paisanos? ¿Por qué siempre tenemos que ser de tercer mundo? Si de por si se roban todo y se dan grandes ínfulas, cuando menos que piensen un poco, les pediríamos.
Sin embargo, se dedican a ir a honores a la bandera a una escuela, en lugar de ver de una manera integral los problemas de los habitantes de la capital, quienes necesitamos cambiar y modernizarnos para no estancarnos. ¿No cree usted?
A todos y cada uno de los que me hicieron el favor de felicitarme en la imposibilidad de hacerlo personalmente, les doy las gracias de corazón. Muchas gracias.

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin