Siguenos en
    Redes Sociales

Zapata, elote híbrido

Elotes cocidos, toqueres salados, tlaxcales, esquites, tamales y atole, todo ello, producto del maíz, alimento básico en la dieta mexicana, rodeó el ambiente en el marco del festejo del Día del Maíz.
La celebración se realiza cada tercer sábado de septiembre, desde 2007, pero este año se retrasó. ¿La causa?, las escasas lluvias en esta temporada; sin embargo, fue orgullo de los productores iniciar su cosecha, pues las grandes y verdes mazorcas lucían granos generosos que invitaban a acariciarlos.
El tipo de maíz del que se enorgullecen los agricultores del ejido San Antonio es llamado “Zapata”, un hibrido en el que tardan casi 7 años para su total desarrollo. Las filas que hacían los asistentes para hacerse de un plato, ya sea con tamalitos de maíz tierno o un par tlaxcales dulces, eran nutridas, pero aun así los invitados alcanzaron a paladearlos, sin que alguno le hiciera falta
El trabajo con que se crea este tipo de híbrido es verdaderamente arduo, para hacerlo se siembran dos líneas; esto es, padre y madre, alternando uno y otra en cada fila del sembradío.
Apenas llega a determinada estatura y a la línea madre se le desprende la coronilla, para que el padre, al crecer, deposite ahí su polen antes de que alcance su tamaño total, y así se logra la fusión o cruza de dos organismos y da como resultado las mazorcas.


COMENTARIOS