Siguenos en
    

Ya está en casa Édgar Tamayo

CUERNAVACA, MORELOS.- Una banda de viento, el “Brinco del Chinelo” y que sus amigos caporales lo paseen en hombros por el corral de toros en el que solía torear y montar vaquillas, fue el último deseo que Édgar Tamayo pidió a su Hermana Alma Tamayo Arias, días antes de su muerte.
“Que me entierren con la banda”, también, exclamó al aire durante el programa de “Serenata” en la estación de radio “La Raza”, en Houston, Texas, del cual por ser un asiduo radioescucha concedió una entrevista horas antes de ser ejecutado.
Éste fue el deseo de Édgar, quien pidió apoyo para que amigos, familiares o conocidos pudieran acompañar su camino hacia el panteón con música de banda y chinelos, según, el presidente de la Confederación de Clubes Morelenses de Estados Unidos y Canadá, Pablo Antonio Castro.
“Fue la petición de Édgar a su hermana Alma. También, pidió un paseo en hombros por el corral de toros donde solía montar, sus amigos matadores ya pidieron permiso y los padres están de acuerdo”, refirió.

también escribió carta
De acuerdo con la agencia EFE, el morelense, un día antes de su ejecución, desde la celda en la que se preparaba para la muerte, escribió una carta en la que pedía apoyo para los compatriotas que esperan su destino en el Pabellón de la Muerte en Texas.
“Agradezco su buena intención a quienes me apoyaron. Y ojalá lo sigan haciendo con mis compañeros”, dice Tamayo en su carta enviada a la agencia en El Paso, Texas.
La carta está fechada el 21 de enero, y en ella pide que se exija al Consulado de México en Houston que vele por las necesidades de los hombres que se encuentran en el corredor de la muerte y de sus familias, “sin esperar a que tengan una fecha de ejecución para intervenir”.
“De testigos no quiero a nadie, eso es muy feo, pregúntale a Sandra (su abogada) como se siente ser testigo. Yo quiero que me recuerden todos contento, y como dice la canción de Pepe Aguilar, RECUÉRDAME BONITO y no acostado, y no quiero que nadie me mire así, ni siquiera mis abogadas”, expresa en su misiva.
“No voy a contestar todas mis cartas. Ya no tengo tiempo. Si acaso perdemos, por ahí déjales saber a quienes me apoyaron que les doy las gracias, y que me perdonen por no haber contestado, pero no hay nada que hacer.. ya no hay tiempo, por lo pronto me despido de ti”, continúa Tamayo en su carta.
Termina con un pensamiento: “Los designios de Dios son misteriosos, pero a veces me gustaría que nos ayudara a entenderlos un poco más”, dice, y añade que su experiencia en el corredor de la muerte “no puede entenderse desde la lógica humana, pero yo sé que tiene un plan maestro y que algo bueno puede venir de lo que vemos como malo. Pero aun así”.

llegó cuerpo a méxico
Ayer, el vuelo que repatrió el cuerpo del oriundo de Miacatlán, salió a las 17:46 horas de Houston y arribó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a las 20:02 horas, en el vuelo 1092 de United Airlines.
De acuerdo con el itinerario, proporcionado por el Consulado de México en Houston, una carroza fúnebre lo trasladó a su tierra natal para que sus seres queridos y gente del poblado lo recibieran en la entrada de la localidad con flores y velas encendidas, para encaminarlo a su domicilio donde sería velado hoy.

"Yo quiero que me recuerden todos contento, y como dice la canción de Pepe Aguilar, recuérdame bonito y no acostado, y no quiero que nadie me mire así, ni siquiera mis abogadas.”   Édgar Tamayo Arias, en una misiva enviada horas antes de morir


COMENTARIOS