Siguenos en
    

Y no se acabó

CUERNAVACA, MORELOS. Si estás leyendo este reportaje es porque el mundo no se terminó. No hubo tres noches de oscuridad, catástrofes, guerras nucleares, tsunamis ni sismos devastadores, como se predijo. Tampoco bajaron a la Tierra los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, montados en sus caballos, esparciendo muerte por el universo, con enfermedades, plagas y hambrunas.
No es que hayan equivocado los mayas o que los históricos profetas y predicadores, como Nostradamus, fallaran en sus predicciones. Simplemente, a decir del vidente Ali del Cid, todo se debe al miedo que el ser humano le tiene a la muerte, y a las interpretaciones erróneas que cada quien hizo de los escritos y piezas históricas, como el calendario maya.
La psicosis colectiva que se vivió desde años previos antes de la fecha fatal del 21 de diciembre de 2012 fue similar a la que ocurrió en el 2000, cuando, presuntamente, el planeta sería devastado con fenómenos similares o iguales a los que se esperaban en esta fecha.
Así lo explica el vidente: “El fin del mundo llega para cada uno cuando muere. A la gente le aterra la muerte. En estos temas hay muchos que son fanáticos y no tienen conciencia; puede que mueran el 20 de diciembre, y ahí se terminó su mundo”.
“Puede que llegue el 31 de diciembre y sigan vivos, o puede que mueran el 1 de enero. El problema con la gente que tiene miedo a morir es porque no ha vivido. Cuando se ha llevado una vida plena, no se le tiene miedo a dejar este mundo para siempre”.
Por ello, en oración, pide a todos a los que leen este mensaje que no teman y que empiecen a vivir. Que dejen a un lado las tonterías, las moralidades y los pensamientos ajenos, y que vivan intensamente para que la dicha sea el parámetro que juzgue lo bueno o lo malo de sus actos.
Y es que no. No se destruyó el planeta, como miles o millones de humanos en el mundo temían. Hoy es 21 de diciembre de 2012 y todos están a salvo. La Tierra gira y se contemplarán nuevas mañanas con sus atardeceres, lo cual representa nuevas oportunidades para todos.
En las siguientes horas, ya superados los miedos y las angustias por la fecha trágica, algunos iniciarán los preparativos para las cenas de Navidad y Año Nuevo, y otros se ocuparán o perderán el tiempo en lo que más les plazca.

El cambio de
las conciencias
Ali del Cid exige el despertar y el cambio de las conciencias de todos, pues, a unos días de que agonice el año, quizá ajenos al interés y dolor de cada uno, se tiene registro de miles de muertos en todo el mundo a causa de os enfrentamientos entre la ciudadanía y los sistemas de gobierno, así como por el choque entre distintas ideologías y religiones.
En México, se cuentan en miles (más de 60 mil) los muertos por la guerra contra el narcotráfico que desató el gobierno del ex presidente Felipe Calderón desde que asumió el poder en 2006 y lo dejó el 1 de diciembre.
Han pasado apenas siete días desde que el estadounidense Ryan Lanza, de 24 años, acribillara a tiros a 27 personas (20 y niños y 7 adultos) que tomaban clases en la escuela Sandy Hook de Newton, en Connecticut, Estados Unidos de América.
“¡¿Y todo mundo está preocupado por lo que suceda el 21 de diciembre?!”, cuestiona el médium. “¿Acaso no hay situaciones que merecen mayor atención de todos?”.
Por eso el terror se apodera de la gente. Ali dice que, normalmente, la gente cree todas las cosas que se dicen o se escriben en los medios de comunicación porque tiene flojera de pensar.
Por ello, “yo le diría a la gente que debe  iniciar un despertar de su conciencia a diario. Que todos los días de su vida sean para ellos un 21 de diciembre de 2012, y que cada día de su vida sean el inicio y el fin de un ciclo nuevo”.


Adán lanza 20 años. Ryan Lanza nada tuvo que ver. La intención es buena de querer hacernos reflexionar, pero hay que darle un doble chequeo a las notas.

El nombre es Adam Lanza 20 años, , Ryan Lanza es su hermano mayor que nada tuvo que ver en la masacre. Sería bueno revisar los artículos antes de publicarlos.

El Diario de Morelos es un periódico serio y respetable, pero es decepcionante que su gente de redacción no cuide los detalles más básicos al publicar una nota, desde errores ortográficos hasta horrores en su redacción, deben revisar su nota antes de publicarla señores.
Como dato adicional, no soy periodista ni al menos estudie alguna carrera de comunicación o sus equivalentes.

El Diario de Morelos es un periódico serio y respetable, pero es decepcionante que su gente de redacción no cuide los detalles más básicos al publicar una nota, desde errores ortográficos hasta horrores en su redacción, deben revisar su nota antes de publicarla señores.

Como dato adicional, no soy periodista ni al menos estudie alguna carrera de comunicación o sus equivalentes.

COMENTARIOS