Siguenos en
    Redes Sociales

Volver a las bases

Muy buen día, hoy les quiero compartir una experiencia de mi niñez que jamás borraré de mi mente y es de los mejores recuerdos que tengo como futbolista.
A la edad de 11 años y cursando el 6º año de primaria era integrante de un equipo de fútbol llamado “Juventud 2000”, participábamos en la  competitiva liga “Ricardo Calderón” donde tuvimos siempre destacadas actuaciones. Pero lo mejor era que después de cada torneo se integraba una selección de dicha liga con los jugadores más sobresalientes. Siendo parte de esta selección, competíamos con otras ligas de la ciudad, después de ganar venían los juegos más difíciles que eran enfrentar a otros municipios, niños de  Zacatepec, Yautepec, Jojutla, Cuautla, Jiutepec, se disputaban un lugar para formar parte de la selección estatal que representaría a Morelos en el campeonato infantil de convivencia en la ciudad de Tabasco.
Se formó un gran grupo, al frente dos grandes entrenadores Víctor Manuel Ponce de León y Fernando Barrera, guías y maestros que nos enseñaron a competir y ganar.
Ya con la preparación previa y con el apoyo de la dirección general del deporte (DGD) que aportó el transporte y uniforme de la delegación, partimos a la aventura en compañía de algunos papás que decidieron irnos a apoyar.
Al ser un torneo de convivencia los organizadores del torneo ubicaban a los jugadores de dos en dos con diferentes casas pero en una misma colonia, familias que se ofrecían por 10 días a cuidar y alimentar a los jugadores. Nuestra colonia “La INDECO”.
Así fue que comenzamos con dos triunfos y un empate en la primera ronda que nos colocaban en los cuartos de final con el anfitrión, Tabasco que con el apoyo de su gente fue uno de los rivales más difíciles pero se logró ganar 2 a 1 y ya nos esperaba Coahuila, jugadores de gran talla y de buen futbol pero en base a nuestra velocidad y buen toque de balón pudimos superarlos logrando así lo que nadie imaginaba, jugar la FINAL en contra del estado de Guerrero, que vencía al Distrito Federal favorito hasta ese momento.
El partido final estaba listo, el estadio lucía con un gran lleno, claro nuestras familias se encontraban ahí listos para apoyar como siempre.
El partido fue muy cerrado, incluso con pocas llegadas, los penales se acercaban, pero a falta de 10 minutos el árbitro sanciona una falta dentro de nuestra área, parecía que todo estaba perdido pero aparecía la figura de nuestro portero Arturo Padilla atajando, las acciones continuaron y casi en la última jugada a pase filtrado César Hernández firma cruzado a la salida del portero guerrerense. Y es así como Morelos se levanta como CAMPEÓN NACIONAL INFANTIL siendo el primer equipo en esa categoría que lo conseguía. Muchos de esos niños tuvimos la suerte de convertirnos en profesionales pero todos tuvimos la fortuna de convertirnos en grandes seres humanos.
Algunos de ellos: Arturo Padilla, César Hernández, Octavio Gómez, Erick Castillo, Dorian Reyes.
¿Dónde quedaron estos procesos de formación, estos apoyos, estas competencias?
Si ahora hay muchos más niños como consecuencia tenemos más materia prima para formar buenos deportistas y mejores seres humanos.
Existen muchas ligas, muchas escuelitas, pero también mucha gente que sólo lo ve como simple negocio.
Señores encargados del deporte espero tengan la posibilidad de leer esta experiencia y hagan conciencia que puede estar en sus manos el futuro de muchos niños y jóvenes morelenses, volvamos a las bases.

 


COMENTARIOS