Siguenos en
    Redes Sociales

Vivir del trapazo

CUERNAVACA, MORELOS.- El Ayuntamiento de Cuernavaca no cuenta con un programa especial de inclusión laboral especialmente diseñado para que los limpiaparabrisas, payasitos y vendedores puedan ser reubicados en otra actividad, en caso de que sean retirados de los cruceros.
De acuerdo con el Reglamento de Tránsito publicado en el Periódico Oficial Tierra y Libertad el 6 de agosto del presente año, en su artículo 40, fracción V, quien invada la vía de rodamiento de los vehículos para ofrecer productos o servicios, será remitido a las autoridades competentes.
Lo anterior implica que la autoridad municipal está facultada para retirarlos de ese lugar, con el objetivo de mejorar la vialidad; sin embargo, para la mayoría de estas personas esta actividad representa su único modo de vida, y hasta el momento no hay alternativas de empleo para ellos.
De acuerdo con el secretario del Ayuntamiento, Enrique Paredes Sotelo, al igual que sucede con los llamados franeleros o viene-viene, los limpiaparabrisas, vendedores, payasitos y otros, serían canalizados a la oficina municipal de empleo, para buscar que ingresen a las filas de la formalidad.
Sin embargo, no se ha dado a conocer un plan específico de capacitación o un programa dirigido especialmente para que estas personas puedan obtener ingresos de manera inmediata, aunque el mismo funcionario indicó que se estaría buscando alguna forma de convencimiento para que busquen otra actividad, antes de iniciar su retiro de las calles.

No existe infracción
Como sucede en el caso de los motociclistas, para los que existe una disposición que los obliga a portar la matrícula de su vehículo en el chaleco y casco, y de que la falta de cumplimiento será sancionada, esto no se ha realizado, porque no existe una infracción específica en la Ley de Ingresos para el Ayuntamiento de Cuernavaca 2014.
Tampoco existe una infracción por dedicarse a limpiar parabrisas en las esquinas o cruceros, por lo que esta medida no podría ser aplicada, pues para cualquier conducta considerada no lícita, debe existir una sanción, y ésta no se prevé al menos en la Ley de Ingresos para esta actividad.
En cambio, los que ofrecen algún producto sí estarían impedidos para hacerlo, tomando en cuenta que para el comercio ambulante sí existen infracciones, que van desde uno hasta 200 salarios mínimos de multa, por carecer del permiso correspondiente, y en caso de obtenerlo este tendría un costo de 1 día de salario mínimo general vigente por cada día que trabajen.

"La opción que les damos es que se acerquen a la oficina municipal de empleo, donde se les pueden ofrecer alternativas para pasar de la informalidad, a la formalidad.”   Enrique Paredes Sotelo, secretario del Ayuntamiento


COMENTARIOS